angelac72 / Pixabay

Un programa de meditación basado en la compasión podría mejorar significativamente la habilidad de una persona para leer las expresiones faciales de otros, eso fue lo que encontró un estudio publicado por Social Cognitive and Affective Neuroscience. Este aumento en la precisión de la empatía fue detectado mediante escaneos de la actividad cerebral por resonancia magnética funcional (fMRI).

Sponsor Exclusivo:

“Es un resultado intrigante, sugerir que una intervención conductual pueda mejorar aspectos de la empatía,” dice la autora principal, Jennifer Mascaro, una socia post-doctoral en antropología en la Universidad Emory. “Estudios anteriores han mostrado que tanto niños como adultos que son mejores para leer expresiones emocionales de otros tienen mejores relaciones.”

El protocolo y algunos principios básicos

El protocolo de meditación, conocido como Cognitively-Based Compassion Training (CBCT), fue desarrollado en Emory por el coautor del estudio Lobsang Tenzin Negi, director de la Sociedad Emory-Tibet. Aunque derivado de las antiguas prácticas budistas tibetanas, el programa CBCT es secular en contenido y presentación.

El equipo de investigación también incluyó al autor principal Charles Raison, anteriormente psiquiatra en la Escuela de Medicina de Emory y actualmente en la Universidad de Arizona, y al antropólogo de Emory James Rilling.

Cuando la mayoría de las personas piensa en meditación, se imaginan un estilo conocido como “mindfulness” en el cual los practicantes buscan mejorar sus habilidades de concentración y ser conscientes de sus pensamientos y sentimientos de una forma no crítica. Mientras el CBCT incluye estos elementos de mindfulness, la práctica se enfoca más específicamente en entrenar a las personas para analizar y reinterpretar sus relaciones con otros.

(Artículo relacionado: Mindfulness puede reducir los sentimientos de soledad en adultos mayores)

“La idea es que los sentimientos que tenemos sobre las personas pueden ser entrenados de maneras óptimas,” explica Negi. “El CBCT apunta a condicionar a la mente de uno para reconocer cómo todos somos interdependientes y que todos desean ser felices y estar libres de sufrimiento a un nivel profundo.”

La investigación

Los participantes del estudio fueron adultos sanos sin experiencia previa en meditación. Trece participantes asignados al azar completaron meditaciones CBCT regulares (sesiones de entrenamiento semanales y prácticas en su hogar) por 8 semanas. Ocho sujetos elegidos al azar, que conformaban el grupo control, no hicieron meditación, en su lugar  completaron clases de discusión sobre salud que cubrieron temas sobre mente-cuerpo, como los efectos del ejercicio y el estrés en el bienestar.

Para probar la precisión empática antes y después del CBCT, todos los participantes recibieron escaneos cerebrales mediante fMRI mientras completaban una versión modificada del test Reading the Mind in the Eyes (RMET, Leyendo la Mente con los Ojos). El RMET consiste en fotografías en blanco y negro que muestran solo la región de los ojos de personas mientras hacen varias expresiones. Aquellos que realizan el test deben juzgar qué está pensando o sintiendo la persona de la fotografía.

 

Resultados

Ocho de los trece participantes del grupo de meditación CBCT mejoraron sus puntajes en el RMET por un promedio de 4.6%, mientras que el grupo control no mostró ningún aumento sino que, en la mayoría de los casos, mostró una disminución en las respuestas correctas para el RMET.

Los meditadores, comparados con el grupo control, también tuvieron un aumento significativo de actividad neuronal en áreas del cerebro importantes para la empatía, incluyendo la circunvolución frontal inferior y la corteza prefrontal dorsomedial. Estos cambios en la actividad cerebral representaron cambios en los puntajes de precisión empática de los participantes.

(Artículo relacionado: ¿Pueden los doctores aprender a ser empáticos?)

Posibles implicaciones

“Estos descubrimientos levantan la intrigante posibilidad de que CBCT pueda aumentar las habilidades empáticas al incrementar la actividad en partes del cerebro que son de central importancia para nuestra habilidad de reconocer los estados emocionales de otros,” dice Raison. “El siguiente paso importante sería evaluar los efectos del CBCT en diversas poblaciones que pueden beneficiarse particularmente del aumento de precisión empática, como aquellos que sufren de autismo de alta funcionalidad o depresión severa.”

Los descubrimientos de este estudio se agregan a una creciente base de datos que indica que el estilo de meditación CBCT puede tener efectos relevantes a nivel físico y emocional para la salud y el bienestar. Por ejemplo, investigaciones previas en Emory encontraron que practicar CBCT redujo la angustia emocional y aumentó la resiliencia física en respuesta al estrés tanto en jóvenes adultos sanos como en adolescentes en alto riesgo que viven en orfanatos.

Fuente: Sciencedaily

Comparte tu opinión