Facebook es una red social relativamente nueva que se ha instalado en la vida de millones de personas en todo el mundo, trayendo beneficios de diversos tipos a nivel personal y laboral. Por este motivo ha sido blanco de varios nuevos estudios, en uno de ellos investigadores de la Universidad Americana en Washington D.C. se interesaron por conocer el impacto de Facebook sobre la imagen corporal. Para averiguarlo le pidieron a 103 chicas que completaran una encuesta de 20 o 30 minutos en el curso de la semana. En la misma se les preguntó sobre el uso de Facebook y sobre su imagen corporal.

Encontraron que el tipo de información al que accedían las chicas en el sitio, en adición a la cantidad de tiempo que estaban en Facebook, tenía la mayor influencia sobre cómo se sentían sobre ellas mismas después.

En el estudio, que fue publicado (PDF completo) en la revista Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking (Ciberpsicología, Conducta y Redes Sociales), los científicos evaluaron cuán frecuentemente utilizaban funciones específicas de Facebook, tales como “crear un evento” o “fotos en las que apareces” pidiéndoles a las participantes que calificaran su uso habitual de cada función en una escala de 5 puntos donde 1 representaba la respuesta “casi nunca o nunca” y 5 “casi siempre accedo”.

El tipo de información al que accedían tenía la mayor influencia sobre cómo se sentían sobre ellas mismas

Las jóvenes que le dedicaron la mayor parte del tiempo a actividades relacionadas con las fotos eran más propensas a internalizar un ideal de delgadez, sucumbir a la objetivización propia, estar insatisfechas con su peso o reportar tener una forma de volverse delgadas. Basados en los datos, los investigadores no fueron capaces de determinar si las adolescentes que ya tenían problemas con la apariencia personal eran  propensas a mirar posts relacionados con fotos en o si las imágenes influenciaban la imagen corporal de estas chicas.
Pero especulan que tales imágenes pueden tanto sembrar como exacerbar la forma en que las chicas aplican ideales sociales a ellas mismas. Los autores del estudio escriben: “La naturaleza de la función de compartir fotos de Facebook podría acelerar este proceso.”

Tal objetivización podría también contribuir a los Trastornos de la Alimentación, haciendo que la influencia de las fotos de Facebook  sea un tema que valga la pena estudiar como potencial contribuidor de dietas no saludables, dice en una declaración Brenda K. Wiederhold, editora en jefe de Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking. “Dada la conexión entre los Trastornos de la Alimentación y la distorsión e insatisfacción de la  imagen corporal, es importante identificar a los factores contribuyentes en este grupo particularmente vulnerable. Al identificar estos factores, podemos avanzar hacia el diseño de programas preventivos más eficaces.”

Fuente: Healthland
Imagen: Laura Lewis (Flickr)