Impactante relato de  para el Huffington Post sobre su lucha con la anorexia nerviosa:

Quienes me conocen bien desde hace ya un tiempo saben que a la edad de 14, 15 y 16 años sufrí de anorexia y bulimia. Fue una etapa muy dura en la que me perdí yo sola en una espiral de miedo, soledad y autodestrucción. Una etapa en la que aún no había aprendido a quererme y en la que me obsesioné por la autoexigencia y la perfección. En la que yo nunca era suficiente y nunca merecía tanto. Después de meses (o más bien años) de silencio, tuve la gran suerte de contar con muy buenos amigos que dieron la voz de alarma, avisaron a mi familia (que dicho de camino, es única y maravillosa, y a la que se lo debo todo) y en seguida me pusieron en tratamiento psicológico, a tiempo, antes de que la situación fuera demasiado complicada y no tuviera marcha atrás.

Lee la nota completa en el Huffington Post.