El Dr. Jonathan Kanter es Director del Centro para la Ciencia de la Conexión Social de la Universidad de Washington. Sus investigaciones actuales se focalizan en el estudio de la cercanía y conexión humanas como una dimensión transdiagnóstica mediadora de resultados respecto a varios aspectos del funcionamiento humano, como lo son el sufrimiento individual y la cohesión grupal, entre otros. El Dr. Kanter es una de las personas que más ha contribuido al desarrollo de la Terapia Analítico-Funcional (FAP) y ha publicado alrededor de 50 artículos empíricos, ha sido co-editor de seis libros y ha conducido más de 50 talleres alrededor del mundo acerca de estos temas, priorizando un aprendizaje experiencial intenso balanceado con la transmisión de principios conductuales centrales generando experiencias individuales y grupales transformadoras.

Muy amablemente accedió a respondernos algunas preguntas.

Sponsor exclusivo:

Paula José: ¿Qué fue lo que te decidió a estudiar psicología y cómo fue tu primer contacto con FAP?

Jonathan Kanter: Uno de mis primeros pacientes era una mujer joven que se definía como lesbiana. Estando a mitad de nuestro camino en el proceso terapéutico ella me dijo que se estaba enamorando de mí. Mi siguiente paciente, también ya avanzada la terapia, me dijo que se identificaba como parte de la “juventud nazi”. Yo soy judío. Estos fueron momentos difíciles para mis pacientes y también para mí. FAP me ofreció un modo de abordarlos que no consistía solo en “sobrevivir estos momentos” sino en usarlos para crear belleza, sentido y crecimiento para mis pacientes. El éxito posterior y el crecimiento personal que estos pacientes compartieron conmigo me convencieron de que FAP es una herramienta poderosa, para mí y para mis pacientes. En ese momento, decidí dedicar mi carrera a entender cómo FAP puede generar experiencias terapeúticas transformadoras y cómo momentos de vulnerabilidad e incomodidad resultan centrales para la conexión humana y el crecimiento personal.

FAP es una psicoterapia intensa en lo relacional, enfocada en procesos

Siempre estuve interesado en la psicología; siempre me interesé en las relaciones y en las personas a mi alrededor. Sin embargo no fui siempre bueno a la hora de actuar en dirección a esos valores, mostrar mis sentimientos y mantener buenas relaciones. Sigo trabajando sobre eso, para mejorarlo, y me gusta mucho como FAP me permite ser yo mismo y conectarme con otros a través de nuestra “humanidad compartida” y de la sensibilidad en las relaciones.

Paula José: En qué se diferencia FAP de la psicoterapia tradicional?

Jonathan Kanter: Por un lado, FAP es una psicoterapia intensa en lo relacional, enfocada en procesos. Por otro, FAP tiene, a diferencia de muchos otros modelos de psicoterapia, una profunda base en la ciencia conductual y en los principios del conductismo. Estos principios, que fueron establecidos luego de décadas de investigación, son fundamentales para el crecimiento y bienestar psicológicos y para la relación terapeutica en FAP. Esta combinación de una relación terapéutica intensa y poderosa y una base científica sólida es única y distintiva de FAP. Podríamos decir que se trata de una ciencia conductual moderna al servicio de crear conexiones genuinas con los pacientes y en la vida cotidiana.

Paula José: ¿Qué es lo más difícil y desafiante de ser psicoterapeuta? ¿Y lo más gratificante?

Jonathan Kanter: Como conductista contextual, para mí lo más desafiante es cuando veo al paciente trabajando duro para cambiar y mejorar su vida pero su contexto es problemático y abrumador y limita el cambio. Esto puede ocurrir con cualquier tipo de pacientes pero hay más chances de que suceda con aquellos que forman parte de minorías sociales y que experimentan situaciones de discriminación y racismo por parte de la sociedad lo cual hace que el éxito sea más dificultoso.

Como conductista contextual, para mí lo más desafiante es cuando veo al paciente trabajando duro para cambiar y mejorar su vida pero su contexto es problemático y abrumador y limita el cambio

Para mí, la recompensa aparece en los momentos de conexión con el paciente, cuando tomo conciencia de que creamos un momento especial y de que ese momento será sanador para el paciente. Soy profundamente conciente de todo el sufrimiento que hay en este mundo, y cuando mis relaciones pueden ser fuente de curación y crecimiento, lo siento como una enorme recompensa.

Paula José: Sin dejar de considerar que cada paciente es diferente pero tomando un perspectiva más amplia: ¿Cuál parece ser el obstáculo más grande para los pacientes en psicoterapia?

Jonathan Kanter:  El estar verdaderamente presente con otro ser humano, sin defensa, sin esconderse, con total aceptación de todas las emociones, del dolor, del miedo y la ansiedad que todos tenemos, es algo difícil para muchos de nosotros. Es más fácil evitar, pretender, esconderse. Lo que pretendemos, cómo evitamos y cómo nos escondemos puede verse diferente en cada persona, pero todos lo hacemos, no solo nuestros pacientes. Lo más dificil es lograr ser concientes de cómo lo hacemos y aceptar lo que realmente somos, con nuestras fallas y todo. Desde este lugar de conciencia y aceptación podemos dar un paso hacia el coraje y el amor.

Paula José: En tu opinión: ¿Cuáles son las cualidades más importantes de un psicoterapeuta?

Jonathan Kanter: Conciencia (awareness), coraje y amor. Y humildad.

Paula José: FAP pone el foco en las relaciones interpersonales y en las conexiones sociales. Cuál es la principal meta de FAP en este área? Y cómo se relaciona ésto con la salud mental?

Jonathan Kanter: La investigación es muy contundente respecto a que el tener relaciones de calidad no solo es extremadamente importante para la salud mental sino para la salud en general. Es tan importante como dejar de fumar, reducir la obesidad o tratar el alcoholismo.

FAP puede ser vista como un modelo que utiliza principios de la ciencia conductual para crear relaciones terapeuticas auténticas y utilizar dichas relaciones para ayudar al paciente a crear otras relaciones de calidad en su vida para, a su vez y a través de ese proceso, mejorar su calidad de vida, su salud física y mental y su bienestar en general. Y al utilizar la terapia para mejorar las relaciones, no usamos nuestro saber solo para ayudar a nuestros pacientes sino también para ayudar a las comunidades en las que ellos y nosotros vivimos.   

Paula José: Has referido que si bien FAP es un poderoso modelo en sí mismo, también puede ser integrado a otros enfoques de psicoterapia, ¿podrías contarnos cómo podría implementarse dicha integración?

Jonathan Kanter: Si bien FAP utiliza los principios conductuales, no es necesario ser un experto en análisis de la conducta para entender FAP! Debido a que se focaliza primariamente en crear una relación terapéutica auténtica y sanadora, el entrenamiento en FAP puede ser potencialmente útil para todo enfoque terapéutico que involucre una relación paciente-terapeuta.

Estoy muy interesado en explorar el potencial de FAP para reducir el racismo y la discriminación

Por ejemplo, hay investigaciones que muestran que FAP mejora la alianza terapéutica y mejora los resultados terapéuticos en terapia cognitivo-conductual para depression. El entrenamiento en FAP también puede ser util cuando uno se encuentra “atrapado o detenido” con un paciente, más allá del tipo de psicoterapia que se esté realizando. En este sentido, el entrenamiento en FAP puede ser de ayuda para construir mejores relaciones terapéuticas.

Paula José: ¿Cómo crees que puede FAP generar un impacto en otras areas distintas de la psicoterapia?

Jonathan Kanter: Esta es un área de gran interés y activa investigación. Yo personalmente estoy muy interesado en explorar el potencial de FAP para reducir el racismo y la discriminación. La idea básica detrás de este interés es que, para muchas personas, el racismo no es intencional sino un producto de un contexto social que produce miedo y sesgos negativos inconcientes hacia aquellos que son diferentes. Este contexto social también permite que aquellos nacidos con poder y privilegio, mantengan ese privilegio y, de hecho, permite también que estas personas tengan dificultades para ver ésto. Esto no es la culpa de aquellos que tienen poder sino que se trata de una función del contexto. Tengo esperanzas de que FAP logre generar una conciencia aumentada de estos asuntos y crear interacciones más amorosas entre personas diferentes, resultando así en una conexión más profunda que permita que estas personas puedan celebrar sus diferencias culturales y a la vez encontrar su humanidad compartida.

Paula José: ¿Cuál es, en tu opinión, la investigación más emocionante que se está realizando en este momento en el campo del contextualismo funcional?

Jonathan Kanter: Hay tantas investigaciones interesantes… demasiadas como para resumirlas! Estoy muy entusiasmado con toda la investigación con resultados positivos que se está realizando sobre Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Respecto a FAP, estamos comenzando con una serie de estudios que creo van a ser muy importantes y van a ayudar a explorar el potencial completo de FAP. Recientemente fundamos el Centro para la Ciencia de la Conexión Social en la Universidad de Washington, que está destinado a conducir investigación sobre FAP. Estoy muy emocionado de ser el Director de este centro y soy optimista respecto a que en los proximos años podamos producir investigación significativa en estos asuntos.

Gracias Jonathan!

El Dr. Kanter estará brindando un Workshop de entrenamiento para terapeutas en habilidades FAP en Buenos Aires el Viernes 26 de Junio de 2015 en Fundación Foro (informes e inscripción: info@fundacionforo.com)