pompi / Pixabay

Una investigación publicada en el Journal for the Scientific Study of Religion y realizada por Eric L. McDaniel, de la Universidad de Texas en Austin, sugiere que interpretaciones distintas de la Biblia se relacionan con inclinaciones políticas diferentes entre las personas cristianas.

Según el estudio, que consideró datos del Estudio de las Ciencias Religiosas de 2012, la perspectiva que los cristianos desarrollan de los roles sociales y las expectativas de construcción de una sociedad mejor se ven influenciadas por la interpretación que otorgan a los textos bíblicos.

En este caso, se tomaron en cuenta dos interpretaciones distintas del Nuevo Testamento para observar la relación entre las actitudes políticas y la lectura religiosa. Se encontró que el grupo de personas de la interpretación número uno (el evangelio social) consideraban la caridad y las reformas políticas como elementos clave para el crecimiento y bienestar comunitario, mientras que las personas pertenecientes al grupo de la segunda interpretación (el evangelio de la prosperidad) sostenían que una calidad de vida favorable sería dada naturalmente a los devotos.

“Los resultados muestran que la tradición religiosa, los mensajes congregacionales y la demografía social influyen en el apoyo doctrinal”, explica McDaniel. “Sin embargo, estas relaciones están condicionadas por la etnia. Los resultados también muestran que el evangelio social promueve un énfasis en las fuentes estructurales de los problemas sociales y la importancia de la rehabilitación, lo que conduce a mayores niveles de liberalismo autoexpresado y de identificación democrática. Por el contrario, el evangelio de la prosperidad [dada a los devotos] promueve responsabilizar a los individuos por problemas sociales y castigar el comportamiento desviado, lo que conduce a niveles más altos de auto-expresado conservadurismo e identificación republicana”.

El estudio incluyó una muestra de 599 estadounidenses de etnia caucásica y 547 de etnia negra de siete creencias religiosas específicas: católicos, negros pentecostales, evangélicos protestantes, principalmente protestantes, negros protestantes, negros bautistas, negros metodistas.

El evangelio social promueve un énfasis en las fuentes estructurales de los problemas sociales y la importancia de la rehabilitación. El evangelio de la prosperidad promueve responsabilizar a los individuos y castigar el comportamiento desviado

Para McDaniel, es importante que la lectura y análisis del estudio se realice tomando en cuenta que, de la misma forma en que existen interpretaciones distintas de la constitución, también las hay de los textos religiosos. “Además, cuando hablamos del voto cristiano, tenemos que ser específicos acerca de qué tipo de cristianos estamos hablando”, explica.

Los datos revelaron que el respaldo social del evangelio está vinculado con creencias más liberales, mientras que el respaldo del evangelio que atribuye prosperidad a los devotos se relaciona con creencias más conservadoras. Ambas interpretaciones guardan asociaciones similares entre las personas negras y las blancas, sin embargo, el estudio encontró algunas pequeñas diferencias.

El evangelio de la prosperidad parecía tener un impacto más fuerte en las actitudes políticas de los negros que de los blancos, y los católicos negros fueron más propensos a rechazar el evangelio de la prosperidad que los católicos blancos. Además, los blancos más ricos fueron menos propensos a respaldar el evangelio social, pero la relación fue opuesta para los negros. Los mayores niveles de ingresos aumentaron el apoyo al evangelio social entre los negros.

“Un aumento en el conservadurismo religioso entre los blancos se asocia con menos apoyo a las políticas de bienestar social y una identificación más fuerte con el Partido Republicano. Para los negros esta relación se invierte, los niveles más altos de conservadurismo religioso se asocian con más apoyo para el bienestar social y una identificación más fuerte con el Partido Demócrata”, comenta McDaniel.

Para McDaniel, la religión continúa siendo un factor individual de trascendencia social, sin embargo, las personas no invierten demasiado tiempo en entender cómo sus creencias religiosas definen sus acciones. “Creo que brindar más atención a cómo las personas ponen en acción sus creencias religiosas nos permitirá comprender cómo la religión puede crear división y unidad”, concluye McDaniel.

Fuente: Psypost