Psicosis postparto
widephish / Pixabay

La psicosis puerperal es un trastorno que puede darse en las primeras 4 semanas que le siguen al parto. Los datos sugieren que su aparición se vincula con el trastorno bipolar y que suele coincidir con enormes cambios hormonales después del parto. La paciente puede presentar psicosis, deterioro cognitivo y comportamiento gravemente desorganizado, que representa un cambio comparado a la actividad previa de la persona. Dichos síntomas, combinados con falta de conocimiento sobre ellos y sobre la enfermedad, pueden tener consecuencias graves en relación a la seguridad y bienestar de la madre y sus hijos (Sit, Rothschild & Wisner, 2006).

Científicos del Northwestern Medicine describieron la brecha gracias a una revisión de la literatura sobre este raro y muy poco investigado trastorno. La psicosis postparto casi siempre deriva del trastorno bipolar, pero muchas veces no es detectada por su rareza y por la falta de investigación sobre el tema, comentan los autores.

“Es un trastorno muy serio y a nadie le gusta tratar con medicación a mujeres embarazadas o amamantando, pero ciertamente el riesgo de no tratarlas es también muy alto, como el riesgo de suicidio”, añade la autora principal del estudio, Dra. Katherine Wisner.

Los médicos suelen ser reacios a prescribir litio a mujeres que están dando el pecho, debido a que temen un impacto negativo en el bebé. Sin embargo, este nuevo estudio encontró que, entre el pequeño número de madres (que estaba amamantando) tratadas con dicho medicamento, sus hijos no presentaron efectos adversos.

Puede tener consecuencias graves en relación a la seguridad y bienestar de la madre y sus hijos

El litio es la droga de acción rápida más efectiva para tratar la psicosis postparto y suele ser recomendada como la primera opción de tratamiento, según la revisión que aparece en The American Journal of Psychiatry.

Aunque la tragedia puede prevenirse con diagnóstico y tratamiento apropiados, son muy pocas las mujeres que lo padecen y todavía menos los estudios que se han realizado sobre el tema.

Wisner aclara que la depresión postparto no es lo mismo que la psicosis postparto. En la primera la madre puede mostrar fatiga, pensamientos obsesivos y miedo a poner a su bebé en peligro, pero no presentan alucinaciones, delirios u otros síntomas psicóticos.

Los autores también notaron que es importante distinguir entre el tratamiento para mujeres que solo tienen episodios postparto y aquellas que presentan episodios anímicos más crónicos.

Los autores creen que es importante que las mujeres con trastorno bipolar conozcan este riesgo de desarrollar psicosis postparto y sepan que hay tratamientos altamente efectivos para prevenirlo.

Fuente: PsychCentral