Hipertensión / Shutterstock

El primer estudio sobre la medicación para la hipertensión y los trastornos del estado de ánimo encontró que cuatro de los medicamentos más comúnmente recetados para esta condición podrían incrementar el riego de admisión médica causada por alteraciones en el estado de animo relacionadas con la depresión y trastorno bipolar.

Sponsor Exclusivo:

El estudio está disponible en Hypertension, y según sus datos dos de los medicamentos evaluados podrían incrementar el riesgo de los trastornos del estado de ánimo, uno se relacionó con la disminución del riego y el último restante no tuvo efectos considerables.

Se recabó información de más de 500 mil adultos de 40 a 80 años de edad participaron en este gran estudio. Luego seleccionaron a 144,066 pacientes hipertensos que recibían tratamiento con los inhibidores de los receptores de angiotensina , beta bloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio y diuréticos tiazídico. El grupo control estuvo compuesto por 111,936 pacientes del mismo grupo etario que no consumía ninguno de esos medicamentos.

Después de las pruebas se hizo un seguimiento de todos los participantes durante 5 años y durante ese tiempo registraron las hospitalizaciones que habían tenido los participantes y si sufrían de trastornos del estado de ánimo como la depresión y el trastorno bipolar.

En total se contabilizaron 299 hospitalizaciones causadas, mayormente, por los efectos de la depresión y estas internaciones se daban, con un promedio de 2.3 años después de haber iniciado el tratamiento con la medicación para la hipertensión.

También se encontró que los pacientes que consumían los beta bloqueadores y los bloqueadores de los canales de calcio tenían dos veces más riesgo de ser hospitalizados por algún trastorno del estado de ánimo en comparación con los sujetos que utilizaban los inhibidores de angiotensina, los cuales tenían el menor riesgo de hospitalización por trastornos del estado de ánimo en comparación con otros pacientes con otras medicaciones. Los pacientes que consumían thiazide diuréticos tenían el mismo riesgo de trastornos de estado de ánimo que las personas que no tomaban ninguna medicación para la hipertensión, en otras palabras no incrementó el riesgo.

Los datos de esta investigación se valieron de los casos más graves donde los pacientes son internados en los centros médicos. Ahora falta que se pueda evaluar si las medicaciones para la hipertensión también se relacionan con los cambios de humor moderados y que quizás no son tan fáciles de detectar.

Antes de concluir, es importante recordarles que estos son estudios preliminares y no son motivos para dejar la medicación prescrita por los médicos. Actualmente más de 1.000 millones de personas sufren de hipertensión arterial y la medida más eficaz para controlarla es a través de la medicación y un estilo de vida sano.

Fuente: Psypost