geralt / Pixabay

La esquizofrenia es un trastorno psicótico que se caracteriza por déficit de control cognitivos y emocionales que se traducen en dificultades para discriminar la información irrelevante y concentrarse en la información importante, provocando así serias limitaciones a la hora de desarrollar tareas de la vida cotidiana.

La literatura científica explica que la capacidad para filtrar la información emocional importante se da gracias a la conexión neuronal de la amígdala –responsable de el procesamiento emocional – , del corteza del cíngulo y de la corteza prefrontal medial – las cuales se relacionan con la evaluación y regulación emocional.

A partir de esa información, la investigadora de la Universidad de California, Prerona Mukherjee, y su equipo reclutaron a 76 participantes: 26 con esquizofrenia y 21 con trastorno bipolar con síntomas psicóticos; y 29 sujetos en el grupo control sin historia previa de trastornos mentales psicóticos.

los sujetos con esquizofrenia fueron los que menos conexiones tuvieron entre la amígdala y la corteza prefrontal medial

Todos los sujetos completaron una tarea en las que debían identificar los rostros (información relevante) mientras ignoraban las expresiones emocionales faciales (información irrelevante) de las imágenes. Esta tarea se realizó mientras se le tomaban imágenes cerebrales a través de la Resonancia Magnética Funcional, la cual permitió examinar las disrupciones en la conectividad de las áreas cerebrales implicadas en la interferencia emocional.

Al hacer los análisis estadísticos y comparativos de las imágenes se encontró que los sujetos con esquizofrenia fueron los que tuvieron mayores dificultades a la hora de completar las tareas incluidas en la investigación, y fueron los que menos conexiones tuvieron entre la amígdala y la corteza prefrontal medial. Las personas con trastorno bipolar ni los sujetos del grupo control presentaron tal reducción de la actividad cerebral.

Para los autores la reducción de la actividad cerebral entre tales regiones mientras los sujetos reconocían rostros refleja el déficit cognitiva-emocional característico de las personas con esquizofrenia.

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más difíciles de tratar y prevenir. Hoy, gracias a los desarrollos de investigación neurocientíficos, podemos explorar los estratos cerebrales relacionados con este trastorno. Algo que era inimaginable hace unos años atrás. Esta investigación nos da información muy importante que abrirá el camino a nuevas exploraciones cerebrales relacionadas con el procesamiento de cognitivo-emocional.

Puedes leer la investigación completa en la revista especializada Schizofrenia Bulletin

FuentePsypost