Scott Harris nos presenta en CNN la impactante historia de Fiona Chrystal, una joven que luchó durante muchos años con la anorexia y encontró el apoyo y ayuda que necesitaba en las artes marciales para transformar su vida:

“Caí en la lucha por accidente”, asegura. “Tomé una clase mientras iba a la universidad y sentí que esto era para mí”.

Aunque Chrystall reconoce que su batalla con la anorexia probablemente nunca acabe, el entrenamiento para luchar se ha convertido en la terapia saludable que ella asegura que necesitaba para una actitud natural “súper competitiva” de “todo o nada”.

“Ahora me enfoco en ser fuerte, estar en forma y saludable, en lugar de parecer un esqueleto”, asevera. “Todavía tengo estos pensamientos, pero en un lugar donde puedo lógicamente luchar contra ellos”.

Final, Things I wish id known about recovery #day7: There is no such thing as a lost cause. ———————— Right be kind! Ive never shown anyone the photo on the left apart from my family and close friends 🙈 And I know its not pretty but be kind and bear with me! At 18 me and my wee maw were told i was a lost cause, Id had it so long and was so far gone that I would probably always be a chronic anorexic. At the time I was happy as anything, I had no desire to get better. But i know girls that have been told the same who are trying their best. At no point does recovery become unacheivable. It is possible and it is wonderful. Keep fighting little warriors. Www.b-eat.co.uk ——————- #edaw2017 #anorexia #bullimia #anarecovery #miarecovery #recovery #edrecovery #edwarriors #mentalhealthawareness #fitness #stringisthenewskinny #wmma #secretlifeoffeedor #backtofightystuffnow

Una publicación compartida de Fee Feedor Chrystall (@feechrystall) el

Sponsor exclusivo:

Los médicos no le daban buen pronóstico:

“A las 18 a mí y a mi madre nos dijeron que yo era una causa perdida”, escribió junto a esa publicación. “La había tenido tanto tiempo y estaba tan avanzada que probablemente sería siempre una anoréxica crónica. En ese momento me contentaba con cualquier cosa, no tenía ganas de mejorar. Pero sé que a las niñas a las que se les ha dicho lo mismo tratan de hacer hasta lo imposible. En ningún momento la recuperación es irrealizable. Es posible y es maravillosa”.

Tras años de negarse a seguir seriamente un tratamiento o incluso a reconocer el problema, Chrystall finalmente comprendió la complejidad del problema cuando tenía 18 años. Esa decisión desembocó en un largo proceso de recuperación.

El cambio de Fiona:

“De repente me dije: ‘No puedo hacerme esto a mí o a mi familia’. Fue un proceso muy lento con muchos altibajos. Nunca quise mejorar. Hay toda una mezcla de circunstancias mentales físicas y emocionales envueltas en esto. De por sí comer no te va a mejorar. Esto es muy difícil de entender para quien no lo ha sufrido”.

Laura Moretti, especialista en nutrición clínica y experta en trastornos alimenticios de la División de Medicina del Deporte del Hospital Infantil de Boston, asegura lo siguiente acerca de la psicología subyacente de los trastornos alimenticios: “Te pones presión para alcanzar tus propios objetivos. La forma en que lo enfrentas te hace querer ir más allá”.

 

Last weekend vs this weekend. 👊😂 #themanyfacesoffee #wmma #mma #bjj #muaythai #ukmma #adambrightphoto #feedor

Una publicación compartida de Fee Feedor Chrystall (@feechrystall) el

Lee la historia completa en CNN.

Comparte tu opinión