Enfermedades neurodegenerativas / Shutterstock

Un nuevo estudio ha encontrado resultados novedosos con respecto a importantes enfermedades neurodegenerativas. Por primera vez se ha observado un vínculo entre defectos neurológicos de nacimiento en infantes (comúnmente encontrados en embarazadas con diabetes) y varias enfermedades neurodegenerativas como el Huntington, Alzheimer y Parkinson. El vínculo podría indicar una nueva forma de entender y tal vez tratar tanto defectos del tubo neural como enfermedades neurodegenerativas.

El autor principal, Dr. Zhiyong Zhao, comenta: ”Estos resultados fueron sorprendentes. La asociación sugiere que diferentes enfermedades pueden tener más en común de lo que pensábamos.”

Los defectos en el tubo neural ocurren cuando proteínas mal dobladas se acumulan en las celulas del sistema nervioso en desarrollo. Estas proteínas mal plegadas forman masas insolubles y causan una extensa muerte celular, lo que eventualmente resultará en defectos de nacimiento. Las masas de proteína también son claves en enfermedades como el Alzheimer, Parkinson y Huntington. Por ejemplo, en el Alzheimer, llevan a la famosa acumulación de placas en el cerebro, que reducen la habilidad de funcionamiento del mismo.

Los investigadores estudiaron ratas preñadas con diabetes y encontraron que sus embriones contenían masas de al menos tres proteínas mal plegadas que también están asociados con las tres enfermedades neurodegenerativas. Aunque no es seguro cómo contribuyen dichas proteínas a las enfermedades, el vínculo esta bien establecido.

El estudio también subraya los vínculos entre diabetes y algunas enfermedades neurodegenerativas. Las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de padecer Alzheimer y Parkinson y algunas investigaciones sugieren que hay vínculos moleculares entre el Huntington y la diabetes también.

Los científicos indagaron además sobre la posibilidad de reducir los niveles de proteínas mal plegadas, y así disminuir defectos del tubo neural. Le dieron a los animales diabéticos preñados sodium 4-phenylbutyrate (PBA), un compuesto que puede reducir errores en estructuras moleculares al agregar moleculas que aseguren el plegado correcto de proteínas. El PBA ya ha sido aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para otros usos y, si prueba ser seguro y efectivo en humanos para estos propósitos, podría estar al alcance de los pacientes más rápidamente de lo que lo haría una droga totalmente nueva.

Los defectos del tubo neural son defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal. Ocurren en el primer mes del embarazo. Los dos más comunes son espina bífida y anencefalia. En el primer caso, la columna vertebral del feto no cierra completamente, lo que usualmente causa daño en los nervios, con algo de parálisis en las piernas. En la anencefalia, la mayor parte del cerebro y el cráneo no se desarrollan. Los infantes con este defecto suelen nacer sin vida o morir poco tiempo después del nacimiento. Los defectos del tubo neural tienen varias causas: diabetes, obesidad de la madre, deficiencia de ácido fólico y consumo de algunos medicamentos, entre otros. Cerca del 10% de las mujeres con diabetes que están embarazadas tendrán embriones con defectos en el tubo neural.

Es importante que se siga investigando sobre este tema ya que parece ser clave en la prevención y tratamiento de ya nombradas enfermedades y defectos de nacimiento.

Fuente: Science Daily

Comparte tu opinión