El 25% de la población sufre de aerofobia, lo que conocemos como miedo a volar. Las razones que provocan este miedo a volar puede ser una fobia en sí misma, sustentada generalmente por la posibilidad de sufrir un accidente en el aire; un riesgo que, sin embargo, es menor que en cualquier otro medio de transporte público o privado. Sin embargo, en ocasiones, la aerofobia tiene otros componentes que pueden agravarla, como es la claustrofobia o la acrofobia.

La tecnología avanza a pasos agigantados, y el sector de la salud mental tiene la necesidad de ir siempre un paso por delante en su desarrollo. De ahí que la Realidad Virtual se este implementando como apoyo en las consultas psicológicas nacionales e internacionales.

8 formas en las que la Realidad Virtual te puede ayudar en tu práctica clínica:

1. Evitas el proceso de exposición física

Se considera más efectiva que la exposición in vivo, ahorrando tiempo y costes. El paciente no tendrá que viajar físicamente en avión para conocer la validez del tratamiento ni para exponerse a las situaciones que le crean ansiedad.

2. No dependemos de las capacidades imaginativas del paciente

Cada paciente es un mundo, y depender de la exposición a la imaginación para la efectividad del tratamiento sobre aerofobia sería una decisión arriesgada.

3. El psicólogo tiene el control total sobre los parámetros

Puedes controlar cada circunstancia que envuelve el entorno, haciendo que el paciente experimente específicamente las situaciones que teme: intensidad de las turbulencias, condiciones climáticas, exposición a la luz, cantidad de personas, posición del asiento o el proceso de camino al aeropuerto (en casa, en coche, en la puerta de embarque…)

4. Facilita el autoentrenamiento y el sobreaprendizaje

Con la realidad virtual no tendremos que esperar a que los sucesos tengan lugar en la vida real. Con la ayuda de los entornos podemos reproducir las veces que sean necesarias estas situaciones, fomentando el autoentrenamiento y el sobreaprendizaje.

5. Podrás repetir cualquier paso del proceso

En el caso del miedo a volar, desde estar en casa haciendo las maletas, hasta coger el taxi para ir al aeropuerto, estar en la fila para montar al avión, incluso repetir el despegue o aterrizaje.

6. Monitorizar la sesión e informes automáticos

Las sesiones están motorizadas a través de un sensor biofeedback y concluyen con un informe preciso sobre las respuestas fisiológicas del paciente. Los informes se pueden almacenar y ver la evolución gráfica del paciente ante el tratamiento.

7. Seguridad y privacidad del paciente

Podemos hacer que el paciente vuelva a un lugar seguro en cualquier momento, tan solo habría que desconectar la plataforma y quitarle las gafas de realidad virtual. La plataforma también incluye entornos de Mindfulness y relajación donde el paciente podrá volver a la tranquilidad.

8. Ayuda en el diagnóstico

¿Qué es lo que causa la fobia? Usando los parámetros personalizados y el sensor biofeedback sabremos si lo que causa ansiedad es el despegue, el aterrizaje, las turbulencias… También se pueden utilizar otros entornos de Realidad Virtual, como el de claustrofobia o miedo a las alturas, para detectar otras causas.

Trastornos y técnicas que puedes trabajar en tu práctica clínica con la Realidad Virtual

Para implementar la Realidad Virtual como herramienta en el campo sanitario, encontramos a la empresa Psious, diseñada por y para psicólogos y está basada en más de veinte años de estudios científicos.

La Realidad Virtual permite incrementar la inmersión, el compromiso y la satisfacción de tus pacientes**, además de ofrecer una terapia más rápida y efectiva. Es una herramienta con la que podrás tratar aparte de la aerofobia, el TEPT, TOC, TDAH, ansiedad, otras fobias, desórdenes alimenticios, etc.

¿Quieres saber más? Descarga este eBook gratuito en el que aprenderás:

  • La Realidad Virtual y cómo usarla en psicología clínica.
  • Los puntos positivos y negativos de su uso.
  • Cómo es una dinámica de intervención en sesión.
  • Consejos según la técnica usada: Terapia de exposición, Desensibilización sistemática,Técnicas de control de la activación, Reestructuración cognitiva, Mindfulness.
  • Qué responder al paciente cuando pregunta…
  • Bibliografía de interés.

Descarga la guía clínica haciendo click en la siguiente imagen:

Artículos recomendados:

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.