Las personas diagnosticadas con TDAH en promedio fuman más que la población general y suelen empezar más temprano que sus pares. Según las estadísticas, los jóvenes con TDAH son de 2 a 3 veces más propensos a fumar. Sumado a esto, el 40% de los adultos con esta condición fuman regularmente, porcentaje que dobla  al de los adultos sin TDAH.

[quote_left]Los jóvenes con TDAH son de 2 a 3 veces más propensos a fumar[/quote_left]

SPONSOR EXCLUSIVO

Para investigar si el uso de estimulantes, como Concerta o Vyvanse (medicación generalmente utilizada en esta condición) podría reducir el riesgo de fumar en los jóvenes ya diagnosticados, el Dr. Scott Kollins y su equipo de la Universidad de Duke diseñaron una investigación que contó con los datos de más de 14 estudios longitudinales, los cuales incluyeron a más de 2360 sujetos y donde se evaluó si la dependencia a la nicotina y la conducta de fumar (frecuencia y lugar) se relacionaban con la medicación para TDAH. Y encontraron que la medicación podría reducir el riesgo de fumar si se la toma consistentemente.

Sin embargo, las investigaciones anteriores han encontrado resultados mixtos. Algunos estudios hallaron un incremento en el consumo de cigarrillo entre aquellos que recibieron la medicación estimulante, mientras que otros encontraron una disminución.

¿A qué se debe esta discrepancia? Los investigadores explican que la nicotina actúa de la misma manera que la medicación estimulante en nuestro cerebro, y algunas personas con TDAH podrían “automedicarse” con la nicotina. Además agregan que la nueva investigación demuestra que, si se trata efectivamente con medicación, entonces se podría prevenir que los jóvenes adquieran el hábito de fumar.

[quote_right]Podría reducir el riesgo de fumar si se la toma consistentemente[/quote_right]

Cabe aclarar que esta investigación identificó una correlación, pero no una relación de causa-efecto entre la medicación y la disminución del consumo de cigarrillo. Cabe destacar también que todavía se necesitan más estudios que refuercen el cuerpo teórico que determine el tiempo exacto y la duración de la medicación, lo que ayudará a reducir el consumo del cigarrillo.

Kollins y su equipo esperan que esta investigación derribe la percepción de que los estimulantes incrementan el riesgo de fumar. Y creen que estos datos brindan mayor confianza a los padres de que la medicación consistente no incrementa el riesgo de que sus hijos fumen, sino que en realidad lo disminuye.

La investigación fue publicada en el número de Mayo de la revista Pediatrics.

Fuente: NewsWise
Imagen:  CampusGhanta