Terapia / Shutterstock

La primera paciente que atendí, recién, recién recibido, a la segunda sesión, me trajo un chocolate.

Hubiera preferido que me trajera una serpiente de cascabel con Gripe A.

Yo miraba el chocolate, la miraba a Ella, sentía como millares de textos giraban y giraban en mi cabeza, sin que ninguno me diera una respuesta.

Así pasaron interminables 10 segundos, hasta que agarré el chocolate, lo puse al costado del escritorio y le dije:

– Te escucho.

———————————————————————————————————————————————————

Un domingo a la tarde, a punto de raviolar con mi familia, suena mi celular (que no se apaga NUNCA).

– Hola, licenciado. Soy X. Quería despedirme de Usted. Quería decirle que fue muy bueno conmigo y que me llevo el mejor recuerdo suyo. Ahora estoy yendo para el paso a nivel (vías del tren) del que le hablé la otra vez. Gracias por todo.

Otra vez el carrousel de textos en mi cabeza. Mudos. Veloces, pero Mudos.

– Tenés 10 minutos, nada más que 10 minutos para mí? Es lo único que te pido. – le dije.

———————————————————————————————————————————————————

Aguas Verdes. Vacaciones.

Suena mi celular (¿les dije que no se apaga NUNCA?). Una voz femenina me dice:

– Hola, soy la esposa de X, su paciente. Quería felicitarlo porque hizo muy bien su trabajo y logró separarlo de mí. Ahora Usted va a ser el responsable de mi Muerte.

Artículo relacionado:  ¿Es el fin de la "significación estadística"? La batalla para hacer la ciencia más incierta

Yo, que ya sabía que el desfile de textos me iba a dejar más en pelotas que una galleta de arroz, apenas atiné a decirle, mientras la señal iba y venía, y la conversación se entrecortaba:

– Hola, X! No veía la hora de hablar con vos! Pero no tenía manera de ubicarte. Tengo muchas cosas para contarte.

———————————————————————————————————————————————————

Algunas anécdotas clínicas. más que viñetas, situaciones.

He cursado con excelentes profesores. excelentes.

Soy un tipo ávido y los libros me tiran.

Pero tengo que reconocerlo: NADA me enseñó tanto como la clínica.

Cuando me recibí, iba muy orondo arriba de mi Pony, creyendo que era la reencarnación de Freud, Marx, Hegel, Lacan y Capote De la Mata (ya que estamos).

Los Pacientes me agarraron, del cogote unos, de la solapa otros, de los huevos varios más, y me pegaron tantos sopapos, que finalmente aprendí.

¿Qué? No sé bien.

Pero aprendí.

Quiero seguir aprendiendo toda la vida.

De los pibes estudiantes y de los viejos colegas.

Pero, sobre todo, de los pacientes.

Hay que ser humildes.

No hay otra.

Publicado previamente en el grupo de Facebook: Psicólogas y Psicólogos de Argentina y cedido por el autor para su publicación en Psyciencia. 

Imagen:  Peter Köves (Flickr)

Patricio Leone
Psicólogo, docente, runner y administrador del reconocido grupo de Facebook: Psicólogas y Psicólogos de Argentina, Un grupo para debatir, intercambiar experiencias, compartir información sobre jornadas, encuentros, conferencias y todo tipo de actividad académica.

1 COMENTARIO

  1. 2/8/10 ATENDIA UN PACIENTE DE 4años T…. (UNICO TESTIGO DEL BRUTAL ASESINATO DE SU MADRE POR MANOS DE SU PADRES)… VIAJABA POR R.3, SUENA MI CELU, DR.P…….. LIC.PUEDE VENIR A DECLARAR EN UNA AUDIENCIA? SI LE DIJE…CUANDO LLEGUE ERA UN JUICIO ORAL Y PUBLICO, ESTABAN TODOS Y YO EN EL MEDIO…

    JURA DECIR LA VERDAD, TODA LA VERDAD Y NADA MAS QUE LA VERDAD?

    DEPENDE LE DIJE…

    DEPENDE DE QUE? ME DIJO EL JUEZ…

    DE SI NO COMPROMETO MI ETICA PROFESIONAL…

    CONTINUARA…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.