Vamos al grano. La respuesta es sí. Los hombres tienen una marcada tendencia a ser más narcisistas que las mujeres. Así lo encontró un metanálisis desarrollado por la Universidad de Buffalo que recabó información de más de 475.000 personas.

¿Cómo afecta el narcisismo a los hombres? La autora de la investigación, la Dra. Emily Grijalva explica que el narcisismo se asocia con diferentes disfunciones sociales que incluyen la inhabilidad de mantener relaciones saludables a largo plazo, conducta no-ética y agresión. Pero también, el narcisismo se relaciona con la autoestima, la estabilidad emocional y la tendencia a emerger como líder. Estas características podrían explicar la gran disparidad de género que sufren las mujeres en puestos de trabajo claves.

Sponsor exclusivo:
Certifícate en Primeros Auxilios Psicológicos

El metaanálisis revisó los resultados de 355 artículos científicos recabados durante 3 décadas y evaluó las diferencias del narcisismo por género en tres factores principales: liderazgo/autoridad, grandiosidad/exhibicionismo y derecho a privilegios.

Podrían explicar la gran disparidad de género que sufren las mujeres

La diferencia más grande se encontró en `derecho a privilegios´, lo que sugiere que los hombres son más propensos que las mujeres a explotar a otros y sentirse con el derecho de aprovecharse de ciertos privilegios.

Se halló también una marcada diferencia en `liderazgo/autoridad´. Los hombres demostraron más asertividad y mayor deseo de poder.

Por el contrario no se encontraron diferencias importantes en el factor `exhibicionismo´. Lo que quiere decir que tanto los hombres como las mujeres buscan la vanidad o el egoísmo.

Artículo relacionado:
Curso de Análisis Conductual Aplicado (ABA) en trastornos del neurodesarrollo

Otro dato que nos ofrece esta interesante investigación es que, al revisar los datos de estudiantes universitarios desde 1990 a 2013, no se encontró evidencia de que se hayan incrementado las diferencias narcisistas según género.

Ahora, ¿a qué se debe esta diferencia? Como ya sabemos, las investigaciones en psicología no pueden ofrecer respuestas del tipo 2 + 2 = 4. Principalmente por la amplia variedad de variables (culturales, sociales, biológicas, etc.)  que pueden afectar nuestra conducta. Pero los investigadores hipotetizan que la disparidad en el narcisismo podría deberse a los estereotipos y expectativas impuestas por nuestra sociedad desde nuestra infancia. Así lo explica Grijalva: ¨En particular, las mujeres suelen recibir duras críticas por ser agresivas o autoritarias, lo que crea una presión para las mujeres, más que para los hombres, que reprime las manifestaciones del comportamiento narcisista.¨

Este estudio resalta la marcada importancia de la sociedad en un rasgo de personalidad como el narcisismo, un rasgo que en su medida justa permitiría a las mujeres obtener más puestos de relevancia a nivel político, empresarial y económico.’

La investigación fue publicada en Psychological Bulletin y puedes leer el abstract aquí.

Fuente: ScienceDaily
Imagen: Independet