GDJ / Pixabay

Tips para psicoterapeutas es la sección de la editorial especializada en psicología clínica, New Harbinger, con recomendaciones breves para ayudar a los terapeutas que se sienten estancados en las sesiones terapéuticas. Cada dos semanas publicaremos nuevas recomendaciones, puedes leerlas aquí.


Sponsor exclusivo

Muchos pacientes tienen síntomas comunes con multiples diagnósticos y muchos de sus problemas no tienen tratamientos específicos. El flujo constante de investigación que genera nuevas terapias hace que sea prácticamente imposible para los terapeutas mantenerse actualizados en todo lo que se publica y no podemos convertirnos en maestros en todos los tratamientos disponibles.Averiguar a qué apuntar, cómo satisfacer las necesidades específicas de los clientes y qué intervenciones utilizar puede abrumar incluso al terapeuta más experimentado.

La formulación de casos ofrece un excelente comienzo, pero elegir qué mecanismos psicológicos pueden ser la base de los múltiples problemas de su paciente puede ser una tarea desalentadora. Puede ser aún más desafiante discutirlos con los clientes de una manera que sea comprensible y colaborativa.

Este dilema llevó a mi colega y a mí a desarrollar un mapa de ruta transdiagnóstico para guiar la planificación del tratamiento.

Pensar en problemas como resultado de vulnerabilidades desencadenadas -que conducen a respuestas de afrontamiento ineficaces- simplifica y facilita la planificación del tratamiento

Los mecanismos de transdiagnóstico (TDM), muchos de los cuales se han investigado durante décadas, se pueden conceptualizar como vulnerabilidades (por ejemplo, esquemas negativos, sensibilidad a la ansiedad) que aumentan nuestro riesgo de ciertos problemas como depresión y ansiedad, y respuestas características a esas vulnerabilidades (p. Ej. rumia, evitación) que retroalimentan para perpetuar problemas y dificultades funcionales. Pensar en problemas como resultado de vulnerabilidades desencadenadas -que conducen a respuestas de afrontamiento ineficaces- simplifica y facilita la planificación del tratamiento y ayuda a los clientes a comprender cómo los TDM alimentan sus problemas. Esto ofrece la posibilidad de reducir la sensación de “defecto” y vergüenza del cliente.

Por ejemplo, si la postergación se explica por conductas de evitación en respuesta a déficits neurológicos, las intervenciones de capacitación -y tal vez la medicación- pueden crear posibilidades para aprender estrategias efectivas para enfrentar esta vulnerabilidad, desafiando así una sensación de fracaso. De manera similar, si la procrastinación es el resultado de la evitación en respuesta a las creencias de perfeccionismo, las intervenciones dirigidas a estos TDM pueden ayudar en una variedad de problemas actuales.

En resumen, la conceptualización y la planificación del tratamiento basadas en el mecanismo mejoran la terapia y brindan a los individuos herramientas de por vida para comprender y mitigar los factores de riesgo, reconocer los problemas de manera temprana y elegir formas más sanas de responder a ellos.

Por:

  • Rochelle I. Frank PhD: Psicóloga clínica en Oakland, Estados Unidos. Terapeuta privada y profesora asistente en el Programa de Ciencia Clínica de la Universidad de California.
  • Joan Davidson, PhD: Codirector del Centro de Terapia Cognitivo en San Francisco y profesor del Programa de Ciencia Clínica de la Universidad de California.

Libro recomendado: The Transdiagnostic Road Map to Case Formulation and Treatment Planning: Practical Guidance for Clinical Decision Making.

Visita New Harbinger para obtener libros especializados en psicoterapia.

Comparte tu opinión