Quién no ha visto aunque sea una vez videos graciosos de gatos haciendo de las suyas, en Facebook aparecen a cada rato y en Youtube son muy populares también (escribí cat videos en el buscador y éste encontró aproximadamente 24.300.000 resultados). Sin embargo, mirar videos de gatos podría no servir solamente para matar el tiempo y reirse un rato, también podría aumentar nuestra energía y emociones positivas y reducir nuestros sentimientos negativos, según un nuevo estudio de la Universidad Indiana.

El estudio, que fue llevado a cabo por Jessica Gall Myrick, encuestó a 6795 usuarios de internet sobre si veían videos de gatos y cómo esto afectaba su humor.

Myrick piensa que algunas personas no considerarán este tema como digno de estudio, pero la realidad es que mirar videos de gatos en internet es muy popular hoy en día y no podemos ignorarlo si queremos entender más sobre los efectos del internet en la sociedad.

Los datos de internet mostraron que en el 2014 se subieron 2 millones de videos de gatos y sumaron casi 26 mil millones de visitas. Estos videos tuvieron más visitantes por video que cualquier otra categoría en el contenido de Youtube.

El estudio de Myrick mostró que los sitios más populares para mirar estos videos fueron Facebook, YouTube, Buzzfeed y I Can Has Cheezburger (admito que he mirado videos de gatos en 3 de estos cuatro sitios yo misma).

En general, los participantes reportaron:

1- Sentirse con más energía y más positivos luego de mirar videos de gatos comparado a antes de mirarlos.

2- Tener menos emociones negativas (como ansiedad, molestia o tristeza) luego de mirar dichos videos.

3- Soler mirar videos o cosas relacionadas con gatos en el trabajo o durante el estudio.

4- El placer que les daba mirar los videos era mayor al sentimiento de culpa por postergar para mirarlos.

5- Los dueños de gatos y las personas con ciertos rasgos de la personalidad, como la amabilidad y la timidez, eran más propensos a ver vídeos de gatos.

6- Alrededor del 25% de los videos de gatos que veían eran buscados por ellos mismos; el resto, solo se encontraban con ellos al navegar por internet.

7- Estar familiarizados con muchos gatos de la farándula como Nala Cat y Henri, Le Chat Noir.

La respuesta a estos videos es, en general, muy positiva. Myrick piensa que, aunque mirar estos videos signifique postergar trabajos que deberían estar haciendo en ese momento, también podría darles las energías necesarias para realizarlos después.

La autora también cree que futuros estudios deberían explorar la idea de utilizar estos “gatos online“ como alguna forma de terapia de bajo costo.

Fuente: Indiana University Bloomington