Científicos de Estados Unidos, Reino Unido y Holanda firmaron ayer un manifiesto que busca recuperar la credibilidad y fiabilidad de la ciencia. Según estos investigadores, la mayoría de los estudios actuales no sigue los los lineamientos estadísticos y metodológicos correctos, dando como resultado una gran cantidad de estudios científicos sin sentido.

Nuño Dominguez, escribió en El País una nota muy completa que recopila entrevistas con los principales investigadores de esta iniciativa y sus críticas:

Según un análisis, resalta el manifiesto, el 85% de los esfuerzos dedicados a investigación biomédica “se acaban desperdiciando”. “Se trata de estudios que no llegan a aplicarse nunca en la clínica o que lo hacen de una forma negativa, y también muchos otros que se abandonan en etapas muy tempranas”, explica Ioannidis. “La mayor parte de las veces los experimentos no están bien diseñados”, denuncia el investigador. “Por ejemplo, solo entre el 10% y el 20% de todos los estudios con animales están aleatorizados para evitar los sesgos” inconscientes de los científicos, resalta. En el caso de los ensayos clínicos con pacientes, “solo el 5% sigue todos los pasos correctamente”, denuncia. El problema afecta a “casi cualquier disciplina de la ciencia”, asegura.

La crisis de la reproducibilidad en la ciencia:

Una reciente encuesta realizada por Nature desveló que el 90% de los científicos reconoce que hay una crisis de reproducibilidad en la ciencia. En parte se debe a que la forma de producir conocimiento en la actualidad ha cambiado tanto que sería casi irreconocible para los grandes genios de hace unos siglos. “Antes se analizaban los datos en bruto, los autores iban a las Academias a reproducir sus experimentos delante de todo el mundo, pero ahora esto se ha perdido porque los estudios se basan en seis millones de folios de datos brutos”, opina Ioannidis. Uno de sus análisis demostró que la mayoría de estudios no da acceso a los datos brutos en los que se basan las conclusiones. Al final, los científicos “se creen lo que ven, pero no hay forma de comprobar que es cierto, y además no podemos usar esos datos posteriormente porque se han esfumado”, resalta. Esta falta de transparencia es uno de “los mayores retos” que afronta la ciencia, asegura el médico.

El papel de las revistas científicas:

Parte de la culpa, cree Montoliu, es de las revistas. “No hay que olvidar el papel cómplice de determinados grupos editoriales, frecuentemente de revistas top, que prefieren publicar resultados inesperados, novedosos, espectaculares, que generan mucho ruido e impacto, antes de asegurarse y verificar sistemáticamente la fiabilidad de los mismos”, explica. Algunas instituciones en España ya están tomando medidas para aplacar la crisis a la que hacen referencia los firmantes del manifiesto, explica Montoliu. Por ejemplo, se han incorporando profesionales de estadística a los comités de ética del CNB y del propio CSIC, el mayor organismo de investigación pública del país, asegura.

Todos los días se publican miles de artículos y noticias científicas superfluas, en especial en el área de las neurociencias, que no representan aportes académicos ni se traducen en herramientas para la práctica clínica. Para que se den una idea de la fiebre de publicar artículos, hoy tenemos en la base de datos que usamos en Psyciencia para preparar artículos más de 500 noticias científicas. Demasiados artículos nuevos en solo un día. Pero si hacemos un filtro de todas esas noticias seguramente quedarán muy pocas investigaciones que cumplen los requisitos necesarios y que puedan ser reproducibles.

Este artículo no tiene el fin de criticar a la ciencia y dejar la idea de que no sirve. Psyciencia fue creada para divulgar el conocimiento científico de la psicología y creemos que el mejor medio para ayudar a las personas es a través de una psicología basada en la evidencia. Debemos detenernos para analizar cómo estamos haciendo las cosas y qué podemos mejorar. La ciencia debe ser la primera en participar de este escrutinio, lo cual puede ser doloroso, pero es un proceso necesario para su desarrollo.

Lee el artículo completo en El País.

Artículos recomendados:

Imagen: Medical Daily