La psicología, como toda ciencia, no avanza con los hallazgos novedosos y prometedores de una sola investigación sino que depende de un cuerpo teórico formado a través de diversos estudios que ponen a prueba los hallazgos de las investigaciones originales a través de un proceso de replicación.

Hace dos años, las investigaciones en psicología estuvieron bajo el escrutinio publico a causa de un metanálisis que encontró que los estudios de psicología tenían poca replicación, para ser exactos solo 39 investigaciones de 100 cumplían con los requisitos. Pero como explicamos en aquella ocasión, la realidad acerca de la investigación científica es mucho más compleja y no se podía saber con exactitud hasta qué punto la baja tasa replicación se debía a factores personales de los investigadores o de los métodos utilizados. Otros investigadores explicaron que la tasa de replicación de la psicología no se queda atrás en comparación con otras ciencias consideradas como “duras” donde el porcentaje de replicación es aun más bajo.

solo el 3% de ellas declaraba abiertamente que aceptaban estudios de replicación

El foco de la responsabilidad también se ha dirigido a las revistas científicas debido a la tendencia de solo publicar investigaciones novedosas1 y no le dan relevancia a los estudios de replicación. Una investigación reciente de la ya conocida Frontiers in Psychology provee evidencia concreta de que las revistas no incentivan la publicación de dichas investigaciones.

Dicha investigación examinó las instrucciones que recibieron los autores de 1,151 revistas científicas en psicología y de ese total solo el 3% de ellas declaraba abiertamente que aceptaban estudios de replicación. El 33% de las revistas aclaraba explícitamente que no publicaban estudios de replicación y el 63% de ellas no especificaba si publicaba o no este tipo de estudios.

La falta de aliento y directrices explicitas sobre la posibilidad de publicar estudios de replicación es un embate al desarrollo científico de la psicología por dos razones interrelacionadas: Los investigadores dependen de la publicación de sus estudios para obtener fondos de investigación y en consecuencia asegurar sus plazas de trabajo en el mundo académico, lo que significa que con bajas probabilidades de publicación los investigadores no van a dedicar años de trabajo duro para que su estudios queden en el sótano húmedo de una universidad y esto a su vez le corta la posibilidad de que pongamos a prueba los hallazgos de esas innovadoras y prometedoras investigaciones.

Este es el momento en que las editoriales científicas deben tomar un cambio importante en sus políticas que acepten artículos de replicación con resultados positivos y negativos.

Fuente: Psypost
Imagen: Revistas científicas en Shutterstock

  1. Un buen ejemplo se encuentra en la tendencia de las revistas científicas a publicar únicamente los efectos prometedores del mindfulness y no los estudios que no han encontrado efectos significativos.

Comparte tu opinión