bykst / Pixabay

¿Creo que mi vida esta fuera de mi control?¿Que el mundo esta manejado por unas pocas personas?¿Que conseguir un trabajo es cuestión de suerte?¿O creo que lo que me pasa depende de mí?¿Qué cualquiera puede influir en las decisiones de los gobernantes?¿Que el éxito es resultado del trabajo duro?

Muchos estudios han comparado las diferentes percepciones de control que tienen las personas. El psicólogo Julian Rotter dividió a las personas dependiendo de la percepción que tenían sobre el control, en individuos con Locus de Control Externo o Locus de Control Interno.

SPONSOR EXCLUSIVO

El Locus de Control Externo sería la percepción de que la suerte o las fuerzas externas que están más allá del  control personal determinan el destino de un individuo. El Locus de Control Interno por otro lado, es sencillamente la percepción de que uno mismo controla su destino.

Algunas investigaciones han encontrado que las personas con un Locus de Control Interno se desempeñan mejor académicamente, son más independientes, más saludables y se sienten menos deprimidos que las personas con un Locus de Control Externo (Lachman y Weaver, 1998; Presson y Benassi 1996). Otros estudios han encontrado también que son mejores en demorar la gratificación y enfrentar el estrés producido por algunas situaciones, incluidas las problemáticas conyugales (Miller, Lefcourt, Holmes & Ware, 1986).

Artículo relacionado:
Definición de la semana: Complejo de Edipo

Fuente: Myers, D. (2006), Psicología 7ma edición. Editorial Médica Panamericana:Madrid