Matias Zavia para Gizmodo Español:

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha emitido una advertencia sobre la moda de beber cloro para curar enfermedades. El consumo de cloro o lejía es peligroso para la salud y potencialmente mortal.

Si te sorprende que esto tenga que aclararse es porque aún no te has topado con un vendedor sin escrúpulos que intente venderte la Solución Mineral Milagrosa, un supuesto elixir blanqueador que cura desde la hepatitis hasta el cáncer, pasando por la pérdida de pelo y el acné. Algunos distribuidores afirman incluso que puede “matar a los patógenos del intestino que causan autismo”, pero el autismo no tiene cura conocida ni está causado por patógenos en el intestino.

¿Qué es la “Solución Mineral Milagrosa”?

Sponsor exclusivo:

“Solución Mineral Milagrosa” es un término acuñado por Jim Humble en el libro The Miracle Mineral Solution of the 21st Century. Humble dice ser un dios de mil millones de años que proviene de la galaxia Andrómeda. Ingeniero aeroespacial, fue miembro de la Iglesia de la Cienciología hasta que fundó su propia secta: Génesis II, la Iglesia de Salud y Curación (conocida como la Iglesia de la Lejía).

El comunicado de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA):

Los sitios de internet que venden la Solución Mineral Milagrosa describen el producto como un líquido que contiene un 28 por ciento de clorito de sodio en agua destilada. Las instrucciones del producto indican a las personas que mezclen la solución de clorito de sodio con ácido cítrico —tal como el del jugo de limón, ya sea real o común— u otro tipo de ácido antes de beberla. En muchos casos, el clorito de sodio se vende junto con un “activador” de ácido cítrico. Al agregarse el ácido, la mezcla se convierte en dióxido de cloro, un poderoso agente blanqueador.

Tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son los ingredientes activos de ciertos desinfectantes, además de tener otros usos industriales. No están hechos para que los ingieran las personas.

Beber cualquiera de estos productos hechos a base de dióxido de cloro puede causar náuseas, vómito, diarrea y síntomas de deshidratación severa. La etiqueta de algunos productos afirma que el vómito y la diarrea son comunes después de ingerir el producto. Incluso sostienen que tales reacciones son prueba de que el producto está surtiendo efecto. Esta afirmación es falsa.

Más aun, en general, cuanto más concentrado está el producto, más graves son las reacciones. La FDA ha recibido denuncias de consumidores que sufrieron vómito intenso, diarrea severa, una presión arterial baja potencialmente mortal causada por la deshidratación y fallos hepáticos fulminantes después de beber estos productos. Si ha tenido una reacción negativa a cualquiera de ellos, acuda a un profesional de la salud lo antes posible.

¿Qué está pasando con el mundo?

Artículo relacionado:
Exigir que los alumnos tomen apuntes en papel es un insulto a la inteligencia

Lee el artículo completo en Gizmodo Español.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.