Algunas investigaciones reportan que los espacios verdes influeyen en el desarrollo cognitivo de los niños, contribuyen a reducir el estrés y ayuda a la creatividad y la memoria. Pero un nuevo estudio suma otro beneficio a la lista. De acuerdo a los resultados del mismo, los espacios verdes en las comunidades urbanas podrían relacionarse con menos conductas agresivas en adolescentes.

Científicos de la Universidad de Southern California (USC) llevaron a cabo el primer estudio longitudinal para ver si los espacios verdes que rodean las casas podrían reducir las conductas agresivas en un grupo de adolescentes que viven en comunidades urbanas.

El equipo siguió a 1,287 adolescentes, de entre 9 y 18 años. Las conductas agresivas se evaluaron cada dos a tres años, preguntando a los padres si el niño atacaba o amenazaba físicamente a otros, destruía cosas o mostraba comportamientos similares. luego vincularon la localización residencial del adolescente con datos satelitales para medir el nivel de espacios verdes en el vecindario.

El estudio encontró que los chicos de entre 9 y 18 años que vivían en lugares con más espacios verdes tenían significativamente menos comportamientos agresivos que aquellos que vivían en vecindarios con menos espacios verdes. Tanto la exposición corta (uno a seis meses) como la exposición prolongada (uno a 3 años) a espacios verdes de aproximadamente 1000 alrededor de las residencias se asociaron con menos conductas agresivas. Los beneficios comportamentales se equiparan aproximadamente a dos o dos años y medio de maduración adolescente.

El estudio también encontró que factores como la edad, el género, la raza, el estatus socioeconómico, la educación de los padres, la ocupación, el nivel de ingresos o el estatus matrimonial y si la mamá fumó o estuvo deprimida durante el embarazo, no afectaron los hallazgos.

“Identificar medidas efectivas para reducir los comportamientos agresivos y violentos en adolescentes es una cuestión que presiona a sociedades en el mundo entero” dijo Diana Younan, una de las autores del estudio. “Es importante ocuparse de las conductas agresivas temprano. Nuestro estudio provee evidencias de que incrementar los espacios verdes en los vecindarios podría ser una intervención alternativa eficiente para un enfoque ambiental de salud pública que no ha sido considerado aún.”

Este es un tema de investigación muy interesante, sobre todo considerando los beneficios de los espacios verdes para la salud de nuestro planeta y para nuestra salud física y mental.

Fuente: Psypost