PublicDomainPictures / Pixabay

Circula por Facebook un artículo que asegura que hay ciertos tipos de personalidad típicos del hijo mayor, el del medio o el menor.

Tengo dos hermanos y soy la del medio. Se pueden imaginar cuántas veces escuché o leí que los hermanos del medio suelen ser la oveja negra de la familia. Dependiendo del orden en que naciste, seguramente habrás escuchado cosas parecidas, rasgos de personalidad propios del mayor, el del medio o el menor. Incluso Adler habla sobre esto en su teoría de la personalidad, pero ¿qué dicen las investigaciones sobre el tema?”

Un nuevo estudio no encontró ninguna influencia del orden de nacimiento sobre nuestra personalidad. Sólo observó que puede afectar, ligeramente, a la inteligencia.

Los investigadores analizaron tres colecciones de datos que siguen recolectando y que incluyen a más de 20.000 personas: un estudio británico que sigue la vida de las personas nacidas en una semana particular del año 1958; un estudio alemán sobre hogares privados que comenzó en 1984; y por último, un estudio que todavía continúa sobre estadounidenses nacidos entre 1980 y 1984.

No encontró ninguna influencia del orden de nacimiento sobre nuestra personalidad

Investigaron si existían diferencias en la extraversión, estabilidad emocional, agradabilidad, responsabilidad, apertura a la experiencia, autoreporte sobre el intelecto, CI e imaginación. Analizaron familias con hermanas y hermanos, con brechas etarias grandes y pequeñas y variados números de hermanos. Incluso se fijaron si ser el hijo del medio se correlacionaba con algún rasgo particular. Pero sin importar cómo utilizaran los datos, no pudieron encontrar asociación alguna entre el orden de nacimiento y características de personalidad.

Por otro lado, este estudio, que fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, encontró evidencia de que hermanos/as mayores tienen una ligera ventaja en los puntajes de CI, pero la diferencia se manifestaba solo en muestras grandes, con pequeña significación para los individuos.

La autora principal del estudio, Julia M. Rohrer, dice que no existen características típicas de un hermano mayor, del medio o menor. Ella cree importante resaltar que debemos dejar de creer que somos como somos debido al orden de nuestro nacimiento.

Fuente: NY Times