Imagen: Unsplash

Jean Twenge y Keith Campbell, realizaron una investigación para conocer qué efectos tiene la cantidad de tiempo que pasan niños y adolescentes frente a la pantalla en su bienestar psicológico. Para ello se valieron de una gran base de datos de la cual tomaron una muestra de 43.337 sujetos.

Twenge y Campbell escriben: “Estudios previos sobre asociaciones entre tiempo frente a la pantalla y bienestar psicológico en niños y adolescentes han sido conflictivos, llevando a que algunos investigadores cuestionen los límites de tiempo frente a la pantalla sugeridos por los médicos.”

El National Institute of Health estima que, en tiempo de ocio, los chicos pasan un promedio de 5 a 7 horas frente a la pantalla. Y existen algunas investigaciones que sugieren efectos adversos en el bienestar de los jóvenes.

Metodología

Twenge y Campbell utilizaron la Encuesta Nacional de Salud de los Niños del año 2016 para analizar una muestra aleatoria de 43.337 chicos de entre 2 y 17 años de Estados Unidos.

La encuesta fue realizada por el Departamento de Censo vía correo electrónico o en línea e incluyó detalles sobre tiempo pasado frente a la pantalla (ya sea del teléfono, la televisión, la tablet, etc.) y medidas psicológicas sobre su bienestar. Ambas eran llenadas por los cuidadores de los niños.

Es importante destacar que los científicos excluyeron de la muestra a niños con diagnósticos como autismo, retraso en el desarrollo o parálisis cerebral, debido a que dichas condiciones ya podrían haber tenido un impacto en el funcionamiento diario del niño.

Resultados

Los autores hallaron que más de una hora de uso diario se asoció con menor bienestar psicológico, que involucró menos estabilidad emocional, menos curiosidad, más distracción, mayor dificultad para hacer amigos, menos auto-control, inhabilidad para realizar tareas y ser más difícil de cuidar.

Entre los adolescentes de 14 a 17 años, aquellos con mayores promedios de tiempo frente a la pantalla (es decir 7 horas o más al día), tenían más del doble de probabilidades de haber sido diagnosticados con depresión o ansiedad o haber sido tratados por un profesional de la salud mental en los últimos 12 meses.

Se encontró que incluso pasar una cantidad moderada de tiempo frente a la pantalla (4 horas o más) se asoció a menor bienestar psicológico.

Por otro lado, no se encontraron diferencias entre los que no pasaban tiempo frente a la pantalla y los que pasaban poco tiempo frente a ésta.

Otro hallazgo interesante fue en los niños en edad preescolar: aquellos que pasaban más tiempo frente a la pantalla eran doblemente más propensos a perder la calma y era 46% más probable que les costara volver a calmarse.

Artículo recomendado:  ¿Envejecen más lento las personas con un CI alto?

Entre los adolescentes de 14 a 17 años, se encontró que los que pasaban más tiempo frente a la pantalla eran 42.2% más propensos a no terminar una tarea, comparados con aquellos que solo pasaban una hora diaria (27.2%).

Con respecto al mayor impacto del tiempo frente a la pantalla en la población adolescente, los autores explican que podría deberse al uso de redes sociales, ya que existen otras investigaciones que han encontrado un vínculo entre la utilización de las mismas y la depresión, la ansiedad y el alejamiento del individuo de personas significativas para él.

A diferencia de estos, los más pequeños suelen utilizar los distintos dispositivos electrónicos para jugar o ver videos.

Limitaciones

Los autores enumeran ciertas limitaciones que tuvieron al realizar la investigación:

  1. El tiempo frente a la pantalla fue reportado por los cuidadores y no por los niños en sí.
  2. Las medidas sobre bienestar pueden haberse visto afectadas por las percepciones del cuidador y no tener en cuenta cuestiones que los niños no les reportan a sus padres. Aunque, con respecto a la ansiedad y depresión, no sería un problema si el niño contaba con diagnóstico y tomaba medicación.
  3. El estudio solo tomó en cuenta tiempo frente a la pantalla durante la semana, y no en los fines de semana donde podría aumentar.
  4. No se realizó una diferenciación entre tiempo frente a la TV y tiempo frente a medios digitales (internet, redes sociales, juegos, etc.).
  5. Algunos grupos (como los afroamericanos) estaban subrepresentados en la investigación.

Los resultados apoyarían las recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría, sobre el tiempo pasado frente a la pantalla. También se sugiere que deberían haber límites similares hasta la adolescencia.

Sus hallazgos son cruciales ahora que es tan normal que los adolescentes tengan mucho acceso a la tecnología y la utilicen como medio para entretenerse.

Datos sobre la investigación original: Jean M. Twenge, W. Keith Campbell. Associations between screen time and lower psychological well-being among children and adolescents: Evidence from a population-based study. Preventive Medicine Reports, 2018; 12: 271 DOI: 10.1016/j.pmedr.2018.10.003

Fuente: Psychcentral

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.