Ya anteriormente hemos hablado de los cambios que venían de la mano del nuevo DSM-V, entre ellos mencionamos que los trastornos autista, de Asperger, infantil desintegrativo y generalizado del desarrollo no especificado, pasarían a ser un solo diagnóstico. Esto generó preocupación ya que no se sabía cuántos niños quedarían excluidos del espectro con el nuevo diagnóstico, pero otro estudio aclaró que la mayoría seguiría recibiendo el mismo diagnóstico. Ahora, una nueva investigación descubre que la prevalencia estimada de autismo bajo el criterio del DSM-V disminuirían sólo por el hecho de que algunos niños recibirán el nuevo diagnóstico de Trastorno de la Comunicación Social (TCS).

El estudio, financiado en parte por una beca de investigación de Autism Speaks, la organización líder a nivel mundial en investigación y defensa del autismo, se encuentra online en el Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Revista de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente).

El 14% restante sería diagnosticado con TCS

En general, los investigadores encontraron que el 83% de los niños que recibieron el diagnóstico de autismo bajo el criterio del DSM-IV, podrían también recibir dicho diagnóstico según el DSM-V. El 14% restante sería diagnosticado con TCS. Estos resultados ayudan a responder preguntas que surgieron por un estudio del Centers for Disease Control and Prevention, publicado hace unas semanas, que concluyó de manera similar. Sin embargo, dicho estudio no tomó en cuenta al TCS, ni evaluó a los niños directamente para cada trastorno. Lo que se hizo fue intentar aplicar los nuevos criterios a archivos médicos y educativos de niños que fueron identificados con autismo en el año 2008.

El nuevo diagnóstico de TCS fue creado junto con los criterios revisados para autismo en la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V). El Trastorno de la Comunicación Social describe a los individuos que tienen dificultades a nivel social y comunicacional sin presentar conductas repetitivas o intereses limitados. En adición a esto, el DSM-V combinó a los que antes eran diferentes subtipos de autismo en un solo diagnóstico de Trastornos del Espectro Autista.

Generó preocupación ya que todavía no hay guías de tratamiento para este nuevo trastorno

Ambos estudios apoyan a “estudios de campo” anteriores, que también sugerían que la nueva categoría de TCS sería aplicada a cerca del 10% de los niños que antes habían recibido un diagnóstico de autismo. Esto generó mucha preocupación entre familiares y defensores del autismo ya que todavía no hay guías de tratamiento para este nuevo trastorno. Autism Speaks da cuenta de estas preocupaciones ya que ellos han recibido reportes de niños que han perdido servicios para autistas luego de que su diagnóstico previo de TEA fuera cambiado a TCS.

Artículo relacionado:  Los probióticos podrían ayudar a reducir niveles de estrés y ansiedad

“Autism Speaks se esta tomando estos reportes de pérdida de servicios muy seriamente. Defendemos a todos los que estén afectados por síntomas discapacitantes y que se beneficiarían con servicios y apoyo relacionados con el autismo”, dice Rob Ring, director científico de Autism Speaks.

Los nuevos hallazgos estuvieron basados en detalladas evaluaciones para TEA, hechas en persona para un estudio anterior de Autism Speaks, realizado por los mismos investigadores. Este contó con 55.266 niños cuyas edades estaban comprendidas entre los 7 y 12 años y que vivían en los suburbios de Corea del Sur. Utilizando los criterios del DSM-IV, se encontró una prevalencia del autismo equivalente a 1 de cada 38 niños (2.6%). Es relevante mencionar que el estudio incluyó a muchos chicos cuyo autismo no había sido detectado hasta ese momento. Esto significa que podrían haberse perdido en la estimación de prevalencia basada en los archivos de los servicios para autistas, que es como lo realiza el CDC.

En el nuevo estudio, los investigadores usaron los criterios del DSM-V para evaluar los síntomas de 292 niños diagnosticados con autismo en el estudio anterior. Esto disminuyó el estimado de la prevalencia del TEA a 2.2, o 1 de cada 45 niños. Pero la diferencia desaparecía cuando volvían a agregar a los niños diagnosticados ahora con TCS.

Es importante que se siga con los tratamientos hasta que surjan otros más apropiados

Los investigadores fueron más allá para poder determinar qué niños tenían mayor probabilidad de ser cambiados de un diagnóstico al otro. El viejo manual DSM-IV categoriza a los individuos con autismo en tres subtipos: Trastorno autista, Trastorno de Asperger y Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Mirando estos subtipos, la psiquiatra y epidemióloga de Yale, Young-Shin Kim y sus colegas, encontraron lo siguiente:

  • De los niños previamente diagnosticados con Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado, el 71% sería ahora diagnosticado con TEA, el 22% con TCS y el 7% con otro trastorno no autista.

  • En cuanto a los niños que recibieron el diagnóstico de Trastorno de Asperger, el 91% sería ahora diagnosticado con TEA, el 6% con TCS y el 3% con Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

  • Por último, de aquellos diagnosticados con Trastorno Autista, el 99% recibiría ahora el diagnóstico de TEA y el 1% de TCS.

El Dr. Kim concluye que es muy importante que las personas cuyo diagnóstico va a cambiar, sigan con los mismos tratamientos hasta que surjan otros más apropiados para sus condiciones.

Fuente: Science Daily
Imagen: Wikimedia Commons

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.