Aunque los trastornos mentales afectan a uno de cada cinco adultos, y la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo, el secreto y el estigma en torno al problema continúan.

El problema es especialmente grave en el lugar de trabajo. Si bien las personas con trastornos mentales a menudo desean trabajar y pueden hacerlo, sus tasas de desempleo siguen siendo de tres a cuatro veces mayores que las de las personas sin enfermedades mentales.

Soy especialista en salud mental, y descubrí que para disipar los estigmas que rodean la salud mental en el lugar de trabajo, los investigadores como yo primero deben abordar varios mitos.

1 Todos tienen diferentes habilidades

Examinemos el primer mito: que la enfermedad mental hace que uno sea menos capaz de hacer un trabajo.

El trastorno mental no interfiere con todas las capacidades, y a veces puede mejorar a otros. Un estudio muestra que casi la mitad de los presidentes de EE. UU. Sufrían algún tipo de trastorno mental. Algunos han realizado las tareas más desafiantes de la historia.

Las personas con trastornos mentales pueden tener éxito en el trabajo

Por ejemplo, se dice que la depresión severa de Abraham Lincoln lo hizo más compasivo, mientras que los estados de ánimo hipomaníacos de Theodore Roosevelt lo convirtieron en una personalidad exuberante e influyente.

Hay muchas pruebas de que, con los apoyos adecuados, las personas con trastornos mentales pueden tener éxito en el trabajo. Por el contrario, las personas no tienen que tener una enfermedad mental para carecer de la capacidad mental para hacer un trabajo.

2 Enfermedad mental versus física

El segundo mito es que la enfermedad mental está asociada con fallas morales, a diferencia de la enfermedad física.

En nuestras propias vidas, podemos recordar el estigma y el secreto que rodeaban el cáncer y el SIDA. La investigación científica y la educación ayudaron a estos prejuicios a dar paso a la comprensión.

Cuanto más sabemos, más entendemos que los trastornos mentales no son fallas morales o quejas subjetivas de las que las personas simplemente pueden «reaccionar», sino que son afecciones médicas graves, debilitantes y mortales como cualquier otra.

Dentro de la medicina, los diagnósticos psiquiátricos son algunos de los más confiables. Y aunque no hay análisis de sangre, hay escalas estandarizadas que pueden ser tan confiables para diagnosticar y monitorear el pronóstico.

3 Los trastornos mentales no son sinónimos de violencia

El tercer mito es que aquellos que tienen enfermedades mentales son peligrosos.

Los medios de comunicación y la percepción pública continúan perpetuando este mito, a pesar de que los estudios a gran escala no han mostrado diferencias en los niveles de violencia de la población en general. Las personas con enfermedades mentales en realidad son más a menudo víctimas de crímenes violentos que los perpetradores.

En 2017, después de un tiroteo masivo en Texas, el presidente Donald Trump declaró que «la salud mental es su problema aquí … esta no es una situación de armas». Reeditó declaraciones similares después de otros tiroteos masivos en Parkland, Florida; en Pittsburgh, Pennsylvania; en Thousand Oaks, California; en El Paso, Texas; y en Dayton, Ohio.

Las personas con enfermedades mentales en realidad son más a menudo víctimas de crímenes violentos que los perpetradores

Esto aumenta la victimización de las personas con enfermedades mentales, ya que aumenta el sufrimiento de aquellos que ya están afectados por el estigma.

4 Estigmas desafiantes

Finalmente y a veces fatalmente, el mito persiste en que hablar sobre enfermedades mentales aumenta el estigma.

Erving Goffman da una descripción convincente de cómo el estigma estereotipa a una persona como anormal, deformada y peligrosa. El estigma, por lo tanto, es una forma de violencia. Se origina en la ignorancia o la incomprensión y perjudica a quienes sufren de trastornos mentales al privarlos de su humanidad.

Artículo relacionado:
La metáfora como recurso terapéutico: una llave a la resiliencia y el insight

El estigma crea para las personas con enfermedades mentales condiciones de exclusión social, discriminación laboral, victimización por delitos violentos y un mayor sufrimiento, lo que puede conducir a un auto estigma, un mal cuidado personal y una mayor depresión y suicidio1.

El estigma, por lo tanto, es una forma de violencia

Por ejemplo, Trump acusó recientemente al presidente del Comité de Inteligencia, Adam Schiff, de ser «un maníaco … un ser humano trastornado» y «un hombre muy enfermo», pero no es el único político en hacerlo. Invocar la salud mental como un insulto estigmatiza aún más a los que ya sufren de manera nociva.

Hablar sobre trastornos mentales ayuda a educar y disipar mitos. Desmitificar la enfermedad mental y distinguirla de la persona y las habilidades de una persona es fundamental para disminuir el estigma y mejorar la vida de las personas que ya padecen enfermedades mentales.

Invocar la salud mental como un insulto estigmatiza aún más a los que ya sufren de manera nociva

¿Por qué la gente trabaja?

El trabajo es más que un medio de apoyo material. También es una forma importante en que las personas se mantienen mentalmente sanas y socialmente integradas.

Especialmente para aquellos que se enfrentan a una enfermedad mental grave, el empleo es importante para la estructura y la rutina diaria, un sentido de sí mismo, objetivos significativos y oportunidades de amistad y apoyo social.

Por lo tanto, el lugar de trabajo es un entorno importante para hablar sobre la salud mental y la enfermedad. Romper el silencio puede ser beneficioso para eliminar las barreras para buscar tratamiento, mantenerse bien y seguir trabajando.

El empleo es importante para la estructura y la rutina diaria

Los empleadores ya soportan gran parte de la carga de la enfermedad mental. Como el 85% de las condiciones de salud mental de los empleados no se diagnostican o no se tratan a partir de 2017, los empleadores suponen más de $ 100 mil millones en ingresos perdidos y 217 millones de días de trabajo perdidos cada año. Las actitudes prejuiciosas también excluyen el talento necesario en la fuerza laboral.

El miedo a la discriminación lleva a muchos a no buscar atención, a pesar de la disponibilidad de tratamientos exitosos.

La exclusión de la fuerza laboral puede resultar en privación material, pérdida de autoconfianza e identidad propia, y aislamiento y marginación que son factores de riesgo clave en la salud mental. El alto desempleo de por vida incluso reduce la esperanza de vida, presumiblemente como resultado combinado del estrés, la depresión, la reducción de la atención médica y la pérdida de redes sociales.

La exclusión de la fuerza laboral puede resultar en privación material, pérdida de autoconfianza e identidad propia, y aislamiento y marginación que son factores de riesgo clave en la salud mental

Las intervenciones en el lugar de trabajo para interrumpir el secreto y el estigma que rodean las enfermedades mentales pueden ser efectivas. Algunos programas pueden involucrar psicoeducación, aumentar la alfabetización en salud mental, talleres, cursos en línea dirigidos a actitudes y comportamientos perjudiciales, y capacitación en intervención en crisis.

La conciencia de las desigualdades con respecto a la raza, el género, la edad, la sexualidad, la clase y otros factores relacionados, así como los beneficios de la diversidad, han crecido recientemente, pero la sociedad tiene un largo camino por recorrer con las enfermedades mentales.

Autor: , profesora asistente en la Universidad de Yale

Artículo publicado en The Conversation y cedido para su publicación en Psyciencia. Artículo traducido y editado por David Aparicio.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.