bykst / Pixabay

Un estudio reciente, presentado en la conferencia anual del British Psychological Society’s Psychology of Women Section’s (POWS), concluyó que las relaciones fuertes con otros miembros de la familia pueden aumentar la autoestima y reducir la ansiedad en algunas personas jóvenes que crecieron en hogares afectados por la violencia doméstica parental.

El estudio, llevado a cabo por la estudiante doctoral Catherine Naughton y colegas de la Universidad de Limerick, preguntó a 465 personas jóvenes de entre 17 y 25 años (70% de sexo femenino) sobre sus experiencias con la violencia doméstica parental, el vínculo familiar y el bienestar psicológico.

Catherine Naughton comentó: “Investigación han mostrado previamente que los vínculos sociales fuertes pueden actuar como un recuerdo psicológico beneficioso, especialmente en tiempos de necesidad. En este estudio investigamos si los vínculos familiares podrían ayudar a la autoestima y la ansiedad de personas jóvenes que han sido expuestas a violencia doméstica entre sus padres o cuidadores mientras crecían.»

la presencia de vínculos familiares fuertes tuvo un efecto amortiguador en estos casos

Los análisis mostraron que la exposición a este tipo de violencia estaba asociada a baja autoestima, mayor ansiedad y vínculos familiares débiles en jóvenes adultos comparados a aquellos que han crecido en hogares no afectados por la violencia doméstica.

Sin embargo, la presencia de vínculos familiares fuertes si tuvo un efecto amortiguador en estos casos, el cual fue visto cuando la violencia doméstica entre padres o cuidadores era reportada como física o psicológica.

Artículo relacionado:
La relación terapéutica, el huevo y la gallina y el consentimiento informado

Catherine Naughton explica que, aunque los vínculos familiares fuertes pueden ayudar a levantar la autoestima y reducir la ansiedad, la mayoría de las personas que han vivido estas situaciones reportan vínculos débiles con sus familiares, razón por la cual no pueden obtener los beneficios antes descritos.

La autora opina también que, dado el secretismo que siempre rodea a las situaciones de violencia, sería muy bueno si los padres supieran sobre los beneficios de los vínculos familiares fuertes y animaran a los niños a mantener un sentido de pertenencia con la familia extendida, para poder obtener apoyo psicológico positivo de ellos.

Fuente: The British Psychological Society