Un grupo de investigadores, liderado por el Dr. Dean W. Beebe de la División de Medicina Conductual y Psicología Clínica , llevó a cabo un estudio para  clarificar si el ronquido persistente en niños de 2 a 3 años de edad está asociado con el desarrollo conductual y cognitivo; también se buscó identificar los predictores del ronquido transitorio y el persistente.

Detalles de la investigación

En el estudio de tipo cohorte prospectivo de nacimiento, participaron 249 parejas madre-hijo del área metropolitana de Cincinnati, Ohio, EE.UU. Se utilizaron para el mismo, reportes parentales de ronquido sonoro 2 veces por semana a los 2 y 3 años de edad; los niños fueron catalogados como “no roncadores” (68%, n = 170), “roncadores transitorios” (roncaron a los 2 o los 3 años, pero no ambos años, 23%, n= 57), o roncadores persistentes (roncaron a ambas edades, 9%, n = 22).

Se compararon los grupos utilizando instrumentos validados de funcionamiento cognitivo y conductual; los padres completaron la versión preescolar del Behavior Assessment System for Children, y personas asociadas a la investigación fueron entrenadas para la administración de la segunda edición del Baley Scale of Infant Development.

Los predictores potenciales de ronquido que se manejaron fueron: raza, género, estatus socioeconómico (educación de los padres e ingresos), peso de nacimiento e historia y duración de amamantamiento.

Los datos demográficos nombrados con anterioridad fueron proporcionados por los padres, mientras que la exposición prenatal al tabaco (cotinina en suero materno), fue medida a las 16 semanas de gestación, luego a las 26 semanas, en el nacimiento y por el cordón umbilical. El análisis de la exposición al tabaco en la niñez (cotinina en suero), fue realizado con métodos publicados, y se completó en el Center for Disease Control and Prevention Environmental Health Laboratories.

Durante visitas anuales, se medía la altura y el peso de los niños para sacar su IMC (Índice de Masa Corporal), utilizando normas del Center for Disease and Prevention. Estos datos también se tomaron en cuenta como predictores.

(Artículos relacionados: Programas de TV y su relación con los problemas de sueño en niños pequeños)

Los resultados

En el análisis multivariado, en general los roncadores persistentes tuvieron reportes significativamente mayores sobre problemas conductuales, particularmente hiperactividad, depresión y desatención. Los no roncadores tuvieron un desarrollo cognitivo significativamente más fuerte que los roncadores transitorios y persistentes en el análisis sin ajustes, no siendo así luego del ajuste demográfico.

Los predictores más potentes de la presencia y persistencia de ronquidos fueron el estatus socioeconómico bajo y la ausencia o corta duración del amamantamiento. Análisis secundarios sugirieron que la raza puede modificar la asociación entre la exposición al humo del tabaco en la niñez y los ronquidos.

Los investigadores concluyeron que el ronquido persistente y sonoro está asociado a mayores  tasas de problemas conductuales, especialmente en niños de contextos socioeconómicos bajos.

Fuente: pediatrics.aapublications.org 
Imagen:
O5

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.