*Aclaración del editor: Este ensayo fue escrito por David Goldberg y publicado originalmente en la revista The Atlantic y ha sido traducido y adaptado por Alejandra Alonso para ser publicado en Psyciencia.

La pornografía infantil debería terminar. Como ex-convicto, pregunto: ¿es la prisión la manera más efectiva de hacer frente a la demanda?

Faltaba poco para las 3:00 a.m., el 30 de Mayo del 2012, cuando apagué mi computadora por última vez. Deslicé mi silla reclinable tres pies y me metí en la cama, para otra sesión de insomnio de auto-odio y lástima. Más tarde esa mañana, no estaría en la casa de mis amigos, como había planeado para ayudarlos a celebrar su aniversario de 25 años de casados. En su lugar, me encontré a mi mismo sentado en el duro banco de madera de una celda de la policía.

Por casi 20 años, pasé prácticamente cada noche de mi vida de la misma manera: Sentado frente a mi computadora rastreando pornografía infantil en Internet o mirando las fotos y videos que ya eran parte de mi colección. Sin importar cuántas imágenes encontrara, e independientemente de cuán privado de sueño me sintiera, nada me detendría para continuar esta búsqueda perversa. Fue mi propia falta de cuidado lo que finalmente me llevó a ser arrestado, cuando utilicé mi tarjeta de crédito para pedir algunas películas que tenían imágenes de niños desnudos, aunque ninguna de esas películas eran de naturaleza sexual. Un oficial de policía me dijo más tarde que pensó que yo había sido atrapado a propósito, porque, subliminalmente, era la única forma en que pararía. Estaba en lo correcto sobre esto último, pero no en lo primero. Nadie que sea pedófilo quiere ser descubierto y que su horrible secreto sea revelado al mundo.

(Artículo relacionado:  Pedofilia ¿qué puede hacerse?)

De hecho, habían noches (pero no muchas) donde me atrevía a sentarme en mi silla cuando mi computadora estaba apagada e imaginaba cómo se sentiría ser arrestado ¿Caería al suelo en posición fetal, vomitaría, me echaría a llorar o tal vez incluso tendría un ataque cardíaco? Cuando ese día finalmente llegó para mi, no hice nada de eso. Luego de que el detective principal me leyera mis derechos y me hiciera muchas preguntas sobre mi computadora, una extraña calma se apoderó de mi. Supe que mi trabajo como editor en un diario local y mi hobby enseñando béisbol habían llegado a su fin. Aunque los pensamientos predominantes de mi cabeza no eran sobre mi pasado, sino más bien sobre mi futuro. Supe que estaba en una posición única para ayudar a otros a entender la perturbadora vida de un pedófilo. Nunca pedí ser maldito con esta atracción sexual, y jamás lastimé a ningún niño. De hecho, siempre fui un buen modelo a seguir como entrenador, y un ciudadano recto durante el día. Las noches eran el problema.

No estoy defendiendo el estilo de vida intergeneracional

Durante los meses que siguieron a mi arresto, mis instintos periodísticos se hicieron cargo. Quería saber cómo una vida entera de codiciar a niños pequeños podía parecer tan normal para mi a un nivel emocional, incluso aunque sabía racionalmente que era un estilo de vida completamente desviado. Pasaría mis días anhelando volver a mi computadora, de la misma manera en que un goloso anticipa un banquete delicioso. Sin embargo, cuando la computadora estaba apagada, me despreciaba por estar tan excitado al mirar fotos de niños pequeños cuyas vidas habían sido destruidas gracias a su participación involuntaria.

Artículo relacionado:
Armados contra la depresión

Pasé mucho tiempo en los días que siguieron a mi arresto reflexionando sobre mi niñez. ¿Hubo algún terrible trauma, un incidente de abuso tal vez, que había ocultado y que me llevó a la pedofilia?¿Hubo alguna anomalía en mis años formativos que torcieron mi desarrollo sexual? Le pedí ayuda a mi hermana, una experimentada terapeuta, pero me aseguró que hasta donde ella sabía nada de eso me había pasado. Fui víctima de una infancia infeliz y de un padre psicológicamente perturbado. Tuve todos los síntomas de la detención del desarrollo, lo que me dejó en el nivel emocional de un niño de 10 años de edad. Pero no había nada notable o indecible sobre mi niñez.

Decidí continuar mi viaje buscando la ayuda de un terapeuta y haciendo tanta investigación sobre el tema de la pedofilia como pudiera, con la ayuda de mi hermana y su computadora. Lo que descubrí fue que por cada pepita de información útil, había un hoyo profundo de preguntas sin respuesta que le seguían. El mayor interrogante que estoy convencido de que siempre carecerá de respuesta es por qué soy pedófilo. Es el equivalente a  tratar de determinar por qué alguien es heterosexual o gay. No elegimos nuestra orientación sexual. Si pudiéramos, creeme, nadie elegiría la mía.

Artículo relacionado:
¿Cómo construir un psicoanálisis contemporáneo?

Lo más importante que descubrí en los 15 meses desde mi arresto no es el por qué, sino lo que se puede hacer para cambiar las preconcepciones y  equivocaciones que tiene la sociedad cuando se trata de pedófilos. Muchas personas escuchan esa palabra y piensan en los Jerry Sanduskys  y los curas católicos abusadores del mundo. Muy pocos piensan en los millones que luchan con sentimientos sexuales sobre los cuales jamás pueden actuar. Cuando alguien oye la palabra “pedófilo”, inmediatamente piensa en un abusador de niños. Sin embargo, la mayoría de los pedófilos no abusan, en su lugar pasan horas buscando pornografía infantil. Y mientras esos números crecen, también lo hace el número de víctimas.

No estoy defendiendo el estilo de vida intergeneracional. De hecho, nunca hay una instancia en que un adulto debiera involucrarse en comportamiento sexual con un niño. Pero hasta que como sociedad aprendamos que la ayuda para aquellos que ven pornografía infantil es una alternativa mucho mejor que la encarcelación, estamos condenados a ver la proliferación continua de este problema. Los científicos no saben con seguridad si hay una correlación entre ver pornografía infantil y atentar contra los niños ¿No sería lindo conseguir ayuda para los pedófilos antes de que lo sepamos con certeza?

pedofilia
Artículo relacionado: Pedofilia ¿qué puede hacerse? (click en la imagen)

A pesar de mi arresto, soy uno de los afortunados. Porque fui arrestado en Canadá, solo me dieron una sentencia de 90 días. De haber sido arrestado en Estados Unidos, podría haber servido muchos años con criminales endurecidos. Mi familia y amigos me han apoyado desde mi arresto y me aman y aceptan, a pesar de mis defectos sexuales.

¿Cuántos millones de pedófilos alrededor del mundo no son tan afortunados como yo?¿Cuántos jamás buscarán ayuda, demasiado asustado por las consecuencias sociales y legales? ¿Cuántos continuarán creando la demanda que alimenta un mercado malicioso de pornografía infantil?¿Encerrarlos por un tiempo es la solución?¿Llegará alguna vez el día en que nosotros, como sociedad alcancemos y ofrezcamos la ayuda que tan desesperadamente necesitan?

Imagen: legends2k (Flickr)

11 COMENTARIOS

  1. El autor dice «jamás lastimé a ningún niño.» Por supuesto que SÍ lo hizo. Tal vez no tuvo contacto directo con niños, pero sus muchas horas en la computadora mirando a esas pequeñas víctimas lo hacen un agresor indirecto. También dice: «Cuando alguien oye la palabra “pedófilo”, inmediatamente piensa en un
    abusador de niños. Sin embargo, la mayoría de los pedófilos no abusan,
    en su lugar pasan horas buscando pornografía infantil.» ¿Cuál es la diferencia? Los que ven pornografía infantil SI son victimarios, SI SON ABUSADORES indirectos aunque nunca tengan contacto directo con niños.

  2. Hola Tatiana. Yo creo David Goldberg al igual que vos entiende que mirar pornografia infantil destruye la vida de los niños y por consiguiente el también es responsable. Aquí una cita del texto:

    «me despreciaba por estar tan excitado al mirar fotos de niños pequeños cuyas vidas habían sido destruidas gracias a su participación involuntaria.»

    Yo creo que el autor claramente asume la responsabilidad y el daño que ocasiona. Sin embargo, creo que el intenta hacer una distinción conceptual entre los que han hecho directamente daño y los que no, ya que ellos todavía no han realizado esa conducta y tal vez, todavía pueden recibir ayuda terapéutica. Creo que este texto lo puede explicar mejor que yo http://www.psyciencia.com/2013/09/09/pedofilia-que-puede-hacerse/.

  3. CANADA …paraiso de los pedofilos … creo que los ninos son algo que no se les toca, ni se les mira con otra perspectiva que no sea la de un angel … creo que el solamente mirar a un infante con deseo sexual te hace victimario …ya que con solo ver pornografia infantil y segun el relato intentar pagar una vez con su tarjeta de credito … cosa que veo poco verdadera en un adicto al sexo de menores ya que por los filtros que tiene ese tipo de material … (tiene que haber pagado mas de una vez para que lo rastrearan) … fomenta el comercio sexual …lamentablemente ellos mismos se declaran enfermos y son mas de los que pensamos … es dificil dictarle una sentencia a esta pobre calidad de especie q nos rodea atemorizando la seguridad de nuestros hijos hermanos … y hasta la de nuestras propias infancias …soluciones … he visto articulos donde ellos acuden al suicidio .. los linchan hasta morir … son denigrados o encarcelados … creo que la infancia es la base de la vida y eso es sagrado… yo tuve una infancia feliz y sin trastornos de abusos, podran decir … que comentario mas extremista no ? … y que esta dentro del margen cuando hablamos de abusos sexuales a infantes ??… gracias por el espacio

  4. Cuando tenes hijos y lees estas cosas se te hace un nudo en el estomago y cuesta mucho hacer una distincion conceptual entre daño primario y secundario. El consumo de pornografia infantil daña a los niños y a ls familias de estos. Yo sigo la pagina y valoro el trabajo que hacen, pero traten de no empañar la linea editorial mostrando tanta frialdad conceptual para determinados temas. Hay que tomar postura claras en estos temas.

  5. Es un problema intrincado en aspectos tales como dinamica familiar deplorable(por ende carencia de una infancia tangible o real). Falta de un sistema educativo de salud sexual y reproductiva. Posterior confusion de la identidad y ademas una vida donde no le fue inculcado el temor a Dios. En este sentido es cierto lo que afirma Goldberg al.decir que no se.eilge tener ciertas inclinaciones sexuales. Considero que en todas las instancias judiciales debe existir un equipo multidisciplinario que evalue cada caso (victimario pedofilo). Las leyes del Estado estan, por lo tanto la prision es sobrentendida pero dentro de la prisión debe haber terapia…Pienso q la terapia y rehabilitación debe ser con este y todos los delitos.

  6. Sean respetuosos de las opiniones y no las borren. Opine anteriormente pero lo eliminaron que desde mi punto de vista se estan equivocando a nivel editorial. Es una pagina de salud, pero dan lugar a las racionalizaciones perversas de un individuo enfermo como si fueran teorizaciones de psicopatologia. Es una racionalizacion para atenuar el daño que genera el hecho de consumir por pornografia infantil, no sean ingenuos. Se «responsabiliza» y ustedes le creen. El pederasta es parte de una red que genera daño, secuestro, abusos, y consume ese material. Sean profesionales, no borren los comentarios, ustedes permanencen por su esfuerzo , pero tambien por los lectores y la diversidad de opiniones.

  7. ¿Cómo podría ayudárseles? Basándose en lo que describe, se puede hablar de una adicción como a cualquier droga. Saben que hacen mal y aun así no parecen poder detenerse. Estoy de acuerdo con el autor del ensayo: necesitan ayuda, por su bienestar y el de la sociedad.
    Hace poco encontré un artículo, cuya veracidad desconozco, sobre un fabricante de muñecos sexuales con forma infantil, y el sujeto fue duramente juzgado y criticado, pero ¿no sería esto una solución como lo son, por ejemplo, los sustitutos de cigarro para dejar el tabaco? no hacen daño a ningún pequeño y continúan siendo reprobables.
    Si se tratara la pedofilia como a una adicción ¿mejoraría el asunto?

  8. preferiria , de lo poco que se , que estos sujetos , reciban intervencion psicoterapeuta y desde la narracion de la historia hecha , por el mismo sujeto inicie el darce cuenta ,importante la alianza terapeutica sujeto terapeuta, para no interferir con el proceso , emergentes de fondo figuras , hasta cerrar las gestales , esto no es a si tan simple , ya que exite un cuadro patologico , pero creo que el terapeuta , debe cuidar el ser un acompañante del sujeto desde el enfoque emocional y que esta persona sujeto de haga
    responsable de su existencia hasta logras avances ,,,,,,,,

  9. Atreverse a igualar la pedofilia con la heterosexualidad o la homosexualidad es mostrar que ve su trastorno como una tendencia sexual más, igual de inocente e inofensiva. Es decir, que puede ir a 50 terapeutas, mientras siga irresponsabilizándose de lo que hace (favorecer el negocio de los abusos a niños) , seguirá sin entender qué le pasa y son encontrar solución.

  10. la justificación viéndola desde el otro lado.. un ser que necesita ayuda y no la busca..sino que la analiza. Hasta encontrar el porque se hizo mas fuerte y creo una sicosis..
    La madurez hace que seamos capaces de salir de lo anormal, no buscar pretexto en nuestra infancia.. que si puede haber motivo, pero seamos capaces!!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.