Hemos estudiado el bullying en su ámbito habitual, es decir, en el contexto escolar, pues literalmente se trata de acoso escolar. No obstante, muchos investigadores han centrado su atención en las conductas de abuso y acoso que pueden surgir entre hermanos, y sus posibles consecuencias.

Para empezar, veamos qué entienden algunos estudiosos por bullying o acoso entre hermanos. Dieter Wolke, Ph.D., de la Universidad de Warwick en Inglaterra, es un destacado investigador sobre la intimidación (bullying) y el desarrollo infantil, quien sostiene que “el acoso entre hermanos es la forma más frecuente de violencia familiar y, a menudo, los padres y los profesionales de la salud lo consideran una parte normal del crecimiento, pero cada vez hay más evidencias de que puede tener consecuencias a largo plazo, como mayor soledad, delincuencia y problemas en la salud mental.”

El Dr. Wolke es el autor principal de un estudio que define el bullying entre hermanos como abuso psicológico (decir cosas desagradables o hirientes), abuso físico (golpear, patear o empujar) o abuso emocional (ignorar al hermano, decir mentiras o difundir falsos rumores) (Dantchev & Wolke, 2019).

Para este estudio, su equipo de investigación analizó los datos de 6.838 niños y niñas británicos nacidos en 1991 o 1992 y sus madres. Los niños fueron clasificados en cuatro categorías: víctimas, agresores’víctimas (definido como perpetradores y víctimas de acoso entre hermanos), agresores o no involucrados.

Wolke y su coautor Slava Dantchev, B.Sc., querían estudiar las causas subyacentes del acoso entre hermanos y tener en cuenta la estructura familiar, las conductas de crianza, las experiencias sociales tempranas y el temperamento de la niña o niño.

Cuando los niños tenían 5 años, sus madres informaron con qué frecuencia eran víctimas o perpetradores de acoso dentro de la familia. Las relaciones entre hermanos se evaluaron dos años después, cuando se les preguntó a las madres cuánto tiempo pasaban los niños participando con sus hermanos en diversas actividades, como hacer manualidades o dibujar.

A los 12 años, los niños autoinformaron si habían sido acosados ​​por un hermano o si habían acosado a un hermano en los últimos seis meses. A los niños también se les preguntó su edad cuando experimentaron el acoso de hermanos por primera vez y cuándo intimidaron a un hermano por primera vez.

Los investigadores también recopilaron estadísticas familiares de las madres, incluido el número de niños que viven en el hogar, el estado civil de la madre, el contexto socioeconómico de la familia, la salud mental materna durante y después del embarazo, los conflictos parentales, las relaciones madre-hijo, la violencia doméstica y el abuso infantil.

También tomaron en cuenta el temperamento, la salud mental, el coeficiente intelectual y la inteligencia socioemocional de cada niño en varios momentos durante sus primeros años.

Los hallazgos revelan que alrededor del 28% de los niños estuvieron involucrados en conductas de bullying entre hermanos; el abuso psicológico era la forma más común. Se encontró que la mayoría de esos niños fueron agresores-víctimas, lo que significa que fueron acosadores ​​y fueron acosados, según el estudio.

«La intimidación ocurre en situaciones donde no podemos elegir a nuestros compañeros, como en las familias», dijo Wolke. “Los hermanos viven en lugares cerrados y la familiaridad les permite saber qué botones presionar para molestar a sus hermanos o hermanas. Esto puede ir en ambos sentidos y permite que un niño sea víctima y autor de la intimidación».

De acuerdo con el estudio, la estructura familiar (ser el primogénito o uno de los hermanos mayores) y el género (ser varón) fueron los predictores más fuertes de la intimidación entre hermanos en la infancia media. «Las niñas y los niños más pequeños fueron más a menudo las víctimas,» dijo Dantchev.

El estado civil y socioeconómico no parecía estar relacionado con más o menos bullying. “El acoso entre hermanos no discrimina. «Ocurre en familias ricas tanto como familias de bajos ingresos y ocurre en hogares monoparentales tanto como en hogares biparentales», dijo Wolke.

Los investigadores creen que el acoso puede ocurrir con más frecuencia en familias más grandes porque los recursos como el afecto o la atención de los padres y los bienes materiales pueden ser más limitados.

“A pesar de nuestras diferencias culturales, los humanos todavía somos muy biológicos. Un hijo primogénito tendrá sus recursos reducidos a la mitad con el nacimiento de un hermano, y más aún a medida que se agreguen más hermanos a la familia «, dijo Wolke. «Esto hace que los hermanos luchen por esos recursos limitados a través de la dominación».

«Será importante que los padres se den cuenta y entiendan que la pérdida de recursos puede afectar a un hermano mayor», dijo. «Es una buena idea que los padres manejen esto desde el principio pasando tiempo de calidad con sus hijos primogénitos o mayores e involucrándolos en el cuidado de los hermanos menores».

Referencia del estudio:

Artículo relacionado:
Protocolo de actuación en situaciones de bullying (PDF) - UNICEF

Dantchev, S., & Wolke, D. (2019). Trouble in the nest: Antecedents of sibling bullying victimization and perpetration. Developmental Psychology, 55(5), 1059-1071. https://doi.org/10.1037/dev0000700

Fuente: PsychCentral

Artículos recomendados:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.