Cuando comes algo cargado de azúcar, el paladar, intestino y cerebro toman aviso. Esta activación de tu sistema de recompensas cerebral no es diferente al de las sustancias adictivas como el alcohol o la nicotina – una sobrecarga de azúcar incrementa los niveles de dopamina y te deja con ganas de más azúcar. En esta clase de TED la especialista en nutrición Nicole Avena nos explica por qué debemos disfrutar con moderación de los dulces y golosinas.

El vídeo está en inglés (le pedimos disculpas por eso), pero estaremos atentos para agregar los subtitulos en español cuando estén disponibles.

Puedes tomar un breve test sobre el vídeo aquí.