La evidencia médica es clara: la amenaza a la salud global del coronavirus no es un engaño elaborado. Bill Gates no creó el coronavirus para vender más vacunas. Los aceites esenciales no son efectivos para protegerlo del coronavirus.

Pero esos hechos no han impedido que las afirmaciones contrarias se extiendan tanto dentro como fuera de línea.

No importa el tema, las personas a menudo escuchan información contradictoria y deben decidir en qué fuentes confiar. Internet y el entorno de noticias acelerado significan que la información viaja rápidamente, dejando poco tiempo para la verificación de hechos.

Como investigadora interesada en la comunicación científica y las controversias, estudio cómo se propaga la desinformación científica y cómo corregirla.

He estado muy ocupada últimamente. Ya sea que estemos hablando del coronavirus, el cambio climático, las vacunas o algo más, abunda la información errónea. Tal vez ha compartido algo en Facebook que resultó ser falso o retuiteó algo antes de verificar la fuente. Esto le puede pasar a cualquiera.

También es común encontrarse con personas que están mal informadas pero que aún no lo saben. Una cosa es verificar dos veces su propia información, pero ¿cuál es la mejor manera de hablar con alguien más acerca de lo que cree que es verdad, pero cuál no es verdad?

¿Vale la pena debatir?

Primero, considere el contexto de la situación. ¿Hay suficiente tiempo para entablar una conversación? ¿Parecen interesados y abiertos a la discusión? ¿Tienes una conexión personal con ellos donde valoran tu opinión?

Evaluar la situación puede ayudarlo a decidir si desea iniciar una conversación para corregir su información errónea. A veces interactuamos con personas de mente cerrada y que no están dispuestas a escuchar. Está bien no debatir con ellos.

En las interacciones interpersonales, la fortaleza de la relación puede ayudar a corregir la información errónea. Por ejemplo, puede ser más fácil corregir la información errónea en un miembro de la familia o pareja porque ya saben que usted los cuida y está interesado en su bienestar.

No seas condescendiente

Un enfoque es participar en una discusión de ida y vuelta sobre el tema. Esto a menudo se llama un enfoque de diálogo para la comunicación.

Eso significa que te importa la persona detrás de la opinión, incluso cuando no estás de acuerdo. Es importante no entablar conversaciones con una actitud condescendiente. Por ejemplo, cuando se habla con los escépticos del cambio climático, la actitud que el orador tiene hacia una audiencia afecta el éxito de la interacción y puede llevar a que las conversaciones terminen antes de que comiencen.

Artículo recomendado:
La desgracia de la esperanza

En lugar de tratar la conversación como una lectura correctiva, trate a la otra persona como un compañero igual en la discusión. Una forma de crear ese vínculo común es reconocer las dificultades compartidas de localizar información precisa. Decir que circula mucha información puede ayudar a alguien a sentirse cómodo cambiando su opinión y aceptando nueva información, en lugar de resistirse y apegarse a sus creencias anteriores para evitar admitir que estaban equivocados.

Parte de crear diálogo es hacer preguntas. Por ejemplo, si alguien dice que escuchó que el coronavirus fue todo un engaño, podría preguntar: “Eso no es algo que había escuchado antes, ¿cuál fue la fuente de eso?” Al estar interesado en su opinión y no rechazarla de inmediato, abre la puerta a la conversación sobre la información y puede involucrarlos en su evaluación.

Una oportunidad para intercambiar información

Otra estrategia es presentarle a la persona nuevas fuentes. En mi libro, hablo de una conversación que tuve con un escéptico del clima que no creía que los científicos hubieran alcanzado un consenso del 97% sobre la existencia del cambio climático. Desestimaron este número bien establecido al referirse a fuentes no científicas y publicaciones de blogs. En lugar de rechazar sus recursos, ofrecí intercambiar con ellos. Por cada una de sus fuentes que leí, leerían una de las mías.

Es probable que la información errónea recibida por las personas no provenga de una fuente creíble, por lo que puede proponer una alternativa. Por ejemplo, podría ofrecer enviarles un artículo de los Centros para el Control de Enfermedades con información médica y de salud, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático para obtener información ambiental o el sitio de desacreditación Snopes para comparar la información. Si alguien con quien estás hablando está abierto a aprender más, fomenta esa curiosidad continua.

A veces es difícil, inconveniente o incómodo involucrar a alguien que está mal informado. Pero creo firmemente que abrirnos para tener estas conversaciones puede ayudar a corregir la información errónea. Para garantizar que la sociedad pueda tomar las mejores decisiones sobre temas importantes, comparta información precisa y combata la difusión de información errónea.

Autor: Emma Frances Bloomfield – Profesora Asistente de Estudios de Comunicación en la Universidad de Nevada, Las Vegas

Artículo publicado en The Conversation y traducido para su re-publicación en Psyciencia.

The Conversation

TheConversation
The Conversation ofrece comentarios informados y debates sobre temas de relevancia global