Foto por Anthony Tran en Unsplash

Llevar a cabo prácticas saludables puede complicarse cuando no tenemos lugar en casa para hacer ejercicio, la angustia no nos deja dormir y nos vemos obligados a comprar alimentos no perecederos, en vez de frescos.

A continuación puedes leer 5 formas de mantenerte saludable y calmado durante la cuarentena.

1. Estrés y sueño

El manejo del estrés y la ansiedad es clave para poder dormir lo suficiente. Dormir, por otro lado, es crucial para la salud integral.

Una de las herramientas más eficaces para manejar el estrés es la práctica de yoga y meditación. Muchos gimnasios están ofreciendo clases online, algunas de ellas de yoga. Además existen aplicaciones como Headspace que te entrenan en la práctica de mindfulness.

Otra buena idea es acondicionar un área de la casa para que este libre de tecnología, poner cosas que te calmen allí (almohadones, velas aromáticas, plantas, etc.) y practicar ejercicios de relajación y respiración. La sobre-exposición a las noticias puede resultar en un aumento de la ansiedad. Crear un espacio tranquilo para reflexionar y relajarse, ayuda a calmarse. Si es posible, designa áreas diferentes para el trabajo y el ejercicio.

Por otro lado, comunicarte con otros también es muy importante. La sensación de soledad puede traer problemas propios, así que saca provecho de aplicaciones como FaceTime, google hangouts, Zoom y otros para hacer videollamadas e interactuar con tus seres queridos.

Si tienes problemas para dormir, puedes intentar también la técnica 4-7-8.

2. Ejercicio

Aunque no podemos ir al gimnasio, sí se puede salir a caminar, correr o andar en bicicleta (siempre y cuando mantengas distancia).

Aprovecha las clases virtuales que están ofreciendo muchos gimnasios. Puedes utilizar cosas que tienes en casa para entrenar, como botellas de agua o bancas fuertes. Hay otros ejercicios que no requieren equipos ni mucho espacio, entre ellos: sentadillas, burpees, abdominales, planchas y mountain climbers. Puedes elegir 5 ejercicios, hacer cada uno por un minuto y repetir el circuito.

3. Nutrición

Es recomendable tener un plan antes de ir de comprar para asegurarnos de: comprar las cosas correctas y no comprar por pánico, acabando con los suministros de la comunidad.

Aunque muchos están optando por comprar enlatados, en verdad puedes comprar productos frescos, cortarlos y congelarlos, porque así durarán algunos meses. Otros vegetales y tubérculos fuertes también duran bastante fuera del congelador (brócoli, coles de bruselas y papa dulce, por ejemplo).

Artículo recomendado:
A las profesoras les piden favores con más frecuencia que a los profesores

Al comprar enlatados o productos congelados, asegúrate de elegir aquellos bajos en sal (menos de 200 miligramos por porción), grasa (menos de 1.5 gramos de grasas saturadas por porción) y azúcar agregada (menos de 5 g por porción).

Es muy probable que durante la cuarentena te encuentres yendo a la cocina muy seguido debido a que te sientes estresado. Es una reacción muy común. Lo mejor que puedes hacer es darte cuenta que esto te está pasando y canalizar esos sentimientos en otras actividades como hablar con amigos, escribir lo que sientes, leer un buen libro o incluso tomar más agua.

4. Atención médica

Es recomendable posponer citas médicas no esenciales, como chequeos anuales y limpiezas dentales. También puedes consultar la opción de telemedicina, para citas pre-agendadas que necesitan realizarse. Si tienes necesidades médicas ahora, sí deberías buscar atención.

Sin embargo, si tienes síntomas que podrían ser de COVID-19, llama a la oficina del médico u hospital antes de ir, ya que ellos pueden informarte de ciertos procedimientos a seguir. Muchos países tienen líneas de atención a las que debes llamar si presentas síntomas, averigua a cuál número puedes referirte si es así.

5. Limpieza

Los expertos sugieren que que el virus causante del COVID-19 puede vivir en plástico y acero inoxidable por 72 horas, cartón por 24 horas y cobre por 4 horas. Aunque no parece ser la forma primaria de esparcimiento de virus (sino más bien por gotitas respiratorias de una persona enferma), no está demás limpiar objetos que usamos constantemente como picaportes, barandillas, grifos, celulares y llaves.

También es recomendable lavar tus toallas de mano frecuentemente y sacarte los zapatos y la ropa tan pronto llegues a la casa. Pero, a menos que haya un enfermo en casa, no hay necesidad de que limpies obsesivamente, especialmente si ya estás lavándote las manos constantemente y practicando el distanciamiento social.

Por último, también puede ayudar despejar el área, especialmente si tu casa es pequeña. Esto puede hacerte sentir más cómodo y con más espacio, además de tener menos cosas que tocar.

Fuente: TIME