Niños y sueño
Sueño / Shutterstock

Aun si no conocen específicamente qué consecuencias traerá la falta de sueño a la salud de sus hijos, los padres son conscientes de que es muy importante que duerman todos los días y suelen esmerarse porque lo hagan a un horario que ellos consideran apropiado. Pero ¿exactamente cuántas horas diarias necesitan dormir los niños en cada momento de su desarrollo?

Las últimas recomendaciones de la Academia Americana de Medicina del Sueño son las siguientes:

Bebés de 4 a 12 meses: 12 a 16 horas

• Infantes de 1 a 2 años: 11 a 14 horas

• Infantes de 3 a 5 años: 10 a 13 horas

• Niños de 6 a 12 años: 9 a 12 horas

Adolescentes de 13 a 18 años: 8 a 10 horas

“El sueño es esencial para la buena salud y comienza en la niñez. Estas recomendaciones son el primer paso para ayudar a la gente a entender que necesitan priorizar el sueño”, dice la Dra. Shalini Paruthi, moderadora del Panel de Consenso Pediátrico de 13 expertos del sueño y miembro de la academia.

De dónde salen éstas recomendaciones del sueño

El consenso es resultado de 10 meses de esfuerzo del panel. Los investigadores revisaron rigurosamente 864 estudios e intentaron establecer cómo la duración del sueño se relacionaba con la salud general, la salud cardiovascular, la salud metabólica, la salud mental, el funcionamiento inmunológico, la salud del desarrollo y el desempeño humano.

Artículo relacionado:
Alteración emocional en atención primaria y urgencias pediátricas. ¿Se enfadan los padres durante la atención pediátrica? (PDF)

La extensa revisión también arrojó resultados como que dormir la cantidad de horas recomendadas se asocia con mejoras en la atención, conducta, aprendizaje y salud mental y física. Por ende, también puede mejorar el desempeño escolar y las relaciones en casa, según Paruthi.

Por otro lado, se observó que la falta de sueño (dormir menos de lo recomendado) tuvo un impacto negativo para la salud: hipertensión, obesidad, diabetes y problemas de salud mental.

Porqué dejar que los adolescentes duerman podría salvar vidas

Uno de los descubrimientos más alarmantes según Paruthi, es que se vio un aumento en la desesperanza y los pensamientos e intentos suicidas en adolescentes que dormían menos horas de las recomendadas. Además observaron más uso de tabaco, alcohol y drogas ilícitas. Adicionalmente, un adolescente que no ha dormido lo suficiente puede ser un conductor propenso a accidentes (como mencionaba Wendy Troxel, en esta conferencia).

Un reporte técnico del 2014 realizado por la Academia Americana de Pediatría informa sobre la falta de sueño entre adolescentes. Se recomienda que las escuelas comiencen sus actividades no antes de las 8:30 a.m. para asegurar que los estudiantes duerman lo suficiente. Hasta ahora, solo el 18% de las escuelas de Estados Unidos siguen la guía.

Artículo relacionado:
Enfermeras preocupadas por las personas son más propensas al Burnout

Paruthi cree que el problema no son solo los horarios escolares, sino que hoy en día tenemos adolescentes demasiado ocupados con deportes, actividades extracurriculares, distracciones en computadoras, teléfonos, tarea, etc.

Se estima que muchos adultos tampoco duermen lo suficiente y que, como primera etapa para solucionar este problema, debemos comenzar por los niños, cultivando buenos hábitos de sueño que puedan mantener toda su vida.

Muchas personas no le dan al sueño la importancia que se merece, a veces hasta se ve casi como una pérdida de tiempo. Es necesario informar a los padres sobre la importancia de priorizar el sueño y tener en cuenta el tiempo que requiere cada grupo etario.

Por último, es importante tener en cuenta que la mayor parte de los estudios que evaluó el panel eran transversales, por ende no se pueden sacar conclusiones causales: “No podemos decir que dormir menos de ocho horas fue la causa del suicidio de determinado niño”, explica Paruthi.

Fuente: CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.