Imagen: Sciencemag

El viernes pasado la fiabilidad de la psicología estuvo bajo el escrutinio de los medios más importantes. La causa: de 100 estudios, 61 de sus resultados no fueron reproducibles y sólo39 lograron resultados moderadamente similares.

El denominado ¨Proyecto de Replicación: Psicología¨, fue dirigido por el Open Science Collaboration, que en el año 2011 empezó a elegir diferentes estudios denunciados por fraude, limitaciones de resultados estadísticos o por interés como experimentos clásicos de la psicología. Los mismos fueron publicados en el año 2008 en las principales revistas de psicología como: Journal of Personality and Social Psychology, Psychological Science y Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition.

Los investigadores del proyecto de replicación trabajaron en conjunto con los autores de las investigaciones originales y usaron metodologías previamente estructuradas sobre los análisis estadísticos, tamaños de las muestras y criterios de reproducibilidad.

¿Por qué se evaluó la reproducibilidad de la psicología?

Los científicos han estado preocupados por los resultados y predictores de replicación de las investigaciones selectivas a causa de las prácticas poco éticas (publicación selectiva de resultados, selección de análisis y poca especificación de las condiciones necesarias para obtener los resultados de las investigaciones).  Y para evaluar las investigaciones los científicos intentaron replicar directamente los estudios originales.

¿Qué significa que la mayoría de los resultados no hayan podido replicarse?

La reproducibilidad es una de las características claves de la ciencia porque permite que otros investigadores puedan confirmar los resultados y que la credibilidad no dependa de la autoridad o prestigio de los investigadores, sino de la evidencia que la soporta.  Pero es importante aclarar que incluso investigaciones de mayor rigurosidad pueden ser irreproducibles debido a los errores aleatorios o sistemáticos.

Al aplicarse la autocorrección, el 83% de  las 39 investigaciones que lograron una replicación tuvieron un efecto moderado en comparación con las investigaciones iniciales y el efecto cayó alrededor de un 50%.

¿Cuales son las causas de la baja reproducibilidad de resultados?

Nosek y su equipo esbozaron algunas explicaciones:

  1. El deseo por ser publicados: los científicos necesitan ser publicados en las revistas académicas para avanzar en sus carreras y las revistas académicas desean investigaciones novedosas con resultados sorprendentes, esto puede llevar a los investigadores a modificar los datos de las investigaciones para hacerlos más publicables.
  2. Los investigadores también fallaron a la hora de detectar un efecto real en la reproducción de los resultados.
  3. Es posible que ambos estudios (original y de replicación) tuvieran las mismas metodologías aunque diferían en formas leves pero significativas.
  4. También hay que considerar los posibles sesgos de interacción entre el equipo de investigadores del estudio original y el grupo de replicación, explica la revista Nature.

Un ejemplo del punto número 3 es la investigación de Both Masicampo que falló en replicar sus resultados y que examinó si tomar una bebida azucarada hace que sea más fácil tomar decisiones mientras mientras se está fatigado. Para averiguarlo le pidió a un grupo de estudiantes que eligiera entre apartamentos de distintos tamaños y distancias de su facultad. El estudio de replicación hizo lo mismo, pero para los participantes de la investigación original la decisión era más difícil que para los estudiantes del estudio de replicación. Esto quiere decir que la metodología era la misma pero no funcionaba cuando se estudiaba a las personas en diferentes localizaciones.

Implicaciones y cómo afecta esto a la ciencia de la psicología

Cómo era de esperarse, muchos medios difundieron la noticia haciendo pensar que la psicología, en general,  no cumple con los requisitos científicos necesarios o que está plagada de investigadores con bajos estándares éticos. Pero la realidad es mucho más compleja.

Los autores del estudio de replicación explican que no se puede saber con completa exactitud hasta qué punto se ha fallado en el proceso de replicación de un estudio.

Además, otros investigadores como Daniele Fanelli de la Universidad de Stanford, California, agregan que la psicología no se queda por detrás de otras ciencias ¨duras¨ como la biología del cáncer o la farmacología, donde el éxito de replicación es incluso más bajo.

¨Yo no veo esto como negativo o pesimista. Los resultados representan una oportunidad, y el proyecto es una demostración de las cualidades centrales de la ciencia: la auto-corrección.¨, dijo Nosek.

También vale aclarar que la mayoría de los estudios puestos a prueba pertenecían a los campos de la psicología social y psicología cognitiva, esto quiere decir que sus resultados no tendrían implicancias directas en otras áreas de la psicología, como por ejemplo, la clínica.

Tenemos que ser muy cuidadosos con simplificar estos resultados y creer que si un estudio no es replicable entonces es falso. Esta investigación nos ofrece un pantallazo sobre el factor humano en la ciencia y la reproducibilidad de la investigación psicológica y el hecho de que no puede ni negar, ni afirmar los datos anteriores. Lo cierto es que todavía se necesitan más investigaciones que nos permitan entender el complicado mundo de la investigación psicológica.

Fuentes: Science; Arstechnica; The verge; Infocop