Para funcionar con eficacia, necesitamos umbrales absolutos lo bastante bajos para que nos permitan detectar las imágenes, los sonidos, las texturas, los sabores y los olores. También necesitamos detectar pequeñas diferencias entre los estímulos. Un músico debe detectar la variación más mínima al afinar su instrumento. Y los padres deben detectar el sonido de la voz de su hijo entre las voces de otros niños.

El umbral diferencial (también denominado diferencia apenas perceptible o dap) es la diferencia mínima que una persona puede identificar entre dos estímulos cualesquiera el 50% de las veces. El umbral de diferencia aumenta con la magnitud del estímulo. Entonces, por ejemplo, si añade 10 gramos a un peso de 100 gramos, notará la diferencia; sin embargo, si añade 10 gramos a un peso de un kilogramo, no notará la diferencia por que el umbral de diferencia a aumentado.

Artículo relacionado:
Definición de la semana: Psicología de la Salud

Fuente: Myers, D. (2006), Psicología 7ma edición. Editorial Médica Panamericana.
Imagen: Wikimedia Commons