Imagen: Unsplash

A nuestra consulta de psicología, llegan muchas parejas que hace tiempo que están viendo que su relación ya no es como antes. Muchas de ellas se quejan de la falta de tiempo, de que no se sienten entendidos por el otro, de la rutina, de que ya no hablan como antes, etc.

En terapia de pareja trabajamos, principalmente, la comunicación, la distribución de las actividades (tiempo en pareja e individual) y la resolución de conflictos.

Muchos de los problemas de pareja vienen dados por interpretaciones o pensamientos que no se basan en datos objetivos. La situación no es problemática, lo es nuestra interpretación sobre ella.

En este artículo me voy a centrar en los pensamientos que pueden estar provocando problemas de pareja. Los psicólogos los llamamos distorsiones cognitivas, son pensamientos que no se basan en datos objetivos, es decir, no tenemos pruebas de que sean verdad. Además, suelen ser interpretaciones, juicios de valor, aparecen de forma automática, son muy difíciles de controlar y generan un gran malestar. Este tipo de error de pensamiento lo tenemos todos y los aplicamos a las situaciones o a los demás en general. En muchas ocasiones, se ven acentuados con nuestra pareja, causando problemas que no deberían estar ahí.

Las distorsiones cognitivas más frecuentes en las relaciones de pareja

Abstracción selectiva

Se trata de prestar atención a un solo aspecto o detalle de la situación. La información se saca fuera de contexto resaltándose ciertos detalles mientras se ignora información importante. Los aspectos positivos se suelen ignorar, dando más importancia a los aspectos negativos. Por ejemplo, mi pareja no está muy cariñoso esta mañana y pienso “debe estar enfadado conmigo otra vez”.

Pensamiento dicotómico

Las experiencias son codificadas como todo o nada, buenas o malas, un completo éxito o un fracaso total. Por ejemplo, mi pareja me dice que he sido demasiado bueno/a con mi amigo al hacerle un favor y pienso “ todo lo hago mal”.

Artículo recomendado:  (PDF) Lección 9: Los efectos de del abuso sexual y la terapia que sigue nuestros principios

Inferencia arbitraria

Consiste en sacar conclusiones de una situación que no están apoyadas por los hechos, incluso cuando la evidencia es contraria a la conclusión. Por ejemplo, mi pareja llega media hora tarde a casa y pienso “seguro que ha estado con otro/a, tiene una aventura”.

Sobregeneralización

Uno o dos incidentes aislados sirven para representar todas las situaciones similares, relacionadas o no. Por ejemplo, mi pareja no quiere tener sexo conmigo y pienso “ya no quiere tener relaciones conmigo, no le atraigo, siempre va a rechazarme”.

Magnificación y Minimización

Tendencia a exagerar lo negativos de una situación, un suceso o un cualidad propia y a minimizar lo positivo. Por ejemplo, ante un gasto imprevisto un miembro de la pareja le reprocha al otro “estamos económicamente arruinados”.

Personalización

Se atribuyen sucesos exteriores a uno mismo cuando no existen suficientes pruebas para llegar a esa conclusión. Por ejemplo, mi pareja me dice que un amigo suyo habla mucho y pienso “le molesta cuando le cuento mis problemas”.

Visión de túnel

Algunas parejas ven sólo aquello que ellos desean ver o lo que se ajusta a su estado mental. Por ejemplo, si tengo la idea de que mi pareja tiene que satisfacer todas mis peticiones sexuales, me puede parecer egoísta por su parte que él/ella me pidan algo a mi.

Explicación sesgada

Este es un pensamiento casi suspicaz que las parejas desarrollan durante momentos de conflicto, en el que existe una suposición automática de que su compañero tiene una razón para actuar. Por ejemplo “ mi pareja está actuando de una forma muy cariñosa porque quiere que luego haga algo que odio hacer”.

Etiquetas globales

Consiste en poner etiquetas globales a nosotros mismos o a los demás sin tener en cuenta otros matices. Por ejemplo, a mi pareja se le rompe un vaso fregando y pienso “es que es muy torpe”.

Artículo recomendado:  ¿Cuánto hablas con tu pareja sobre sexualidad?

Lectura de la mente

Este es el don mágico de ser capaz de conocer lo que los otros están pensando sin comunicación verbal. Por ejemplo, “se lo que está pensando, que no quiere ir el domingo a comer a casa de mis padres”.

Seguro que alguno de los ejemplos te han parecido muy exagerados y has pensado “yo no pienso así,”, “yo eso no lo hago”. Sin embargo, en otros te habrás sentido identificado. Lo complejo de estos pensamientos es, como comentaba al principio, que son automáticos, muy difíciles de identificar y controlar.

Recomendaciones

Por todo lo anterior, es muy importante que la pareja tenga una buena comunicación. Una técnica que podemos recomendarte es la de preguntar. Parece sencillo pero muchas veces no lo hacemos. Si tienes alguna duda es mejor que preguntes directamente a tu pareja y no presupongas, pues, como hemos visto, la conclusión que puedes sacar podría estar influida por pensamientos irracionales.

Otra técnica muy útil sería el parafraseo. Consiste en repetir el contenido de lo que te ha dicho tu pareja para que te lo aclare mejor o para que perciba que lo hemos entendido. Por ejemplo, después de una discusión, María le hace un resumen a Pedro de lo hablado: “lo que me estás diciendo es que durante el próximo mes vas a tener más trabajo y pasarás menos tiempo en casa, ¿correcto?”.

Por último, es importante que utilices el feedback. Simplemente utiliza expresiones como “comprendo”, “te escucho”, “vale”, “de acuerdo”, para mostrar tu interés y que la otra persona se de cuenta de que estás escuchando.

Espero haberte ayudado a entender cómo pueden influir tus pensamientos en la comunicación con tu pareja y que pongas en práctica las técnicas explicadas.

Para mayor información visítanos en Psicólogos Para Valencia o Psicóloga en Valencia

4 Comentarios

  1. Buenas tardes, en primer lugar felicitar y agradecer por toda la información vertida en la web, siendo una de las mejores desde mi opinión respecto a este ámbito. Tengo una consulta sobre el título de esta serie de procesos psicológicos. Según tengo entendido , la disonancia cognitiva es cuando queriendo A , hago B (por motivo C) y para justificar B sin reconocer C, creo un nuevo argumento o una nueva idea para reducir tensión y conseguir coherencia, es decir idea D. EJ: La persona que quiere Uvas (A), y se marcha (B) por no poder alcanzarlas (C), pero en vez de aceptarlo, produce una creencia nueva, que realmente no las quería (D). Si este razonamiento expuesto es correcto, hay múltiples procesos que no serían disonancias como tal, sino sesgo cognitivo. Me planteo la relación existente entre ambos, supongo que en toda disonancia debe de existir sesgo (ya que somos capaces de creernos D sin prestar atención a C), pero no en todo sesgo debe de haber disonancia, ya que puedes interpretar erróneamente datos objetivos, sin que tengan una intención o un motivo atrás ( O no? ). Por ejemplo:

    En la personalización: ” Se atribuyen sucesos exteriores a uno mismo cuando no existen suficientes pruebas para llegar a esa conclusión ; mi pareja me dice que un amigo suyo habla mucho y pienso “le molesta cuando le cuento mis problemas”.

    Ante ello me cuestiono donde se haya ahí la disonancia, el sesgo lo veo, el individuo se centra únicamente en una parcela de información de la realidad tomándola como algo general y objetivo. Pero ello lo hace para no admitir por ejemplo una inseguridad ?. Todo sesgo lleva consigo disonancia ?

    Muchas Gracias.

  2. Acabo de ser consciente de que pone Distorsiones y no Disociaciones, disculpen el error. Aun así si pudiesen responder sería de gran ayuda. Gracias !

  3. Por si a alguien le es de utilidad. Creo que he comprendido la pregunta que me hacía anteriormente. En toda disonancia hay sesgo, pero no en todo sesgo tiene que haber disonancia, eso dependerá de si el sujeto es consciente del elemento C. Podemos aplicarlo a un ejemplo donde se plasmen los dos casos para que se vea claro:

    Su pareja no le presta atención durante una conversación, debido a que está con el móvil. Usted infiere que es debido a que ya su opinión no es importante para ella y qué tal vez esté teniendo otra conversación de más valía.

    A (DISONANCIA): El sujeto cree firmemente que el confía en su pareja, y que existe comunicación entre ambos (A), pero actúa infiriendo , sin ni si quiera preguntarle el motivo de su acto (el cual puede tener muchísimas posibilidades) (B) . Ante esa confrontación interna y su tensión para resolverla se genera el argumento reconciliador (D), para qué preguntarle si está muy claro, para qué preguntarle si tal vez no diga la verdad etc etc. Ante esa actitud se esconde la razón (C). La persona en el fondo presenta algún tipo de inseguridad, que le lleva a esas actitudes, falta de confianza en sí mismo, problemas no resueltos…

    B ( Sesgo sin Disonancia ): El sujeto ve dos veces a su pareja ignorándolo por el uso del móvil. Realmente es un número de veces muy poco representativo de las razones reales por las que ocurre eso, pero se crea la imagen de que su pareja está pegada todo el día al móvil . Aquí no ocurre disonancia, ya que el problema no está en que la persona tenga una inseguridad o un motivo demasiado fuerte para aceptarlo conscientemente y tener que recurrir a nueva información para reducir ese nivel de conflicto . El problema yace en que la persona no se da cuenta , o no es consciente, de que la información que esta utilizando para interpretar la realidad está muy distorsionado y no es representativo.

    Veo muy importante está distinción por lo siguiente. Tanto en el caso de la disonancia como en la del sesgo, la persona en cuestión acaba creándose el mismo concepto: Mi pareja no me presta atención. Pero el motivo subyacente es completamente distinto. En el caso de la disonancia esta provocado mayoritariamente por una razón que el individuo no es capaz de soportar en ese momento. En cambio en el del sesgo, es provocado por une error metodológico, ese individuo tendría que aprender el uso de la comunicación, hacerle ver que experiencias aisladas nunca pueden ser tomadas como indicadores de una realidad mayor, el problema de los procesos inductivos, donde a partir de pocos datos establecemos leyes generales con más información de la que se partía. En el sesgo, enseñamos a la persona a hacer una interpretación mejor de la realidad, en la disonancia el trabajo es doble, porque aunque también debemos enseñar esa interpretación, hay otro problema x, por el cual la persona no es capaz de aceptar sus motivos, o sus razones, y entonces habría que tratarlo.

    En ambos casos veo la comunicación fundamental, no somos adivinos, no vemos la realidad siempre cual es , tenemos que ser conscientes de que vemos una realidad de la cual solo captamos una información que consideramos importante, lo cual ha facilitado la vida a las especies, ya que mediante esos heurísticos nos permitió durante siglos el tener mayor velocidad ante situaciones que lo necesitaban, pero en otras ocasiones nos juegan malas pasadas, y donde hay dos veleros, acabamos viendo buques de guerra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.