RyanMcGuire / Pixabay

Te miras al espejo, ves esos kilos de más que ganaste durante los últimos meses y te pones como objetivo bajar de peso. Empiezas a comer más saludable y te inscribes en el plan completo de tu gimnasio con la ilusión de que pronto recuperarás tu figura.

Está muy bien proponerte metas saludables. El problema es que estás olvidando un factor clave en el éxito del control de peso: el factor psicológico.

Sponsor exclusivo:

Según una encuesta realizada por el Orlando Health, el 90% de las personas ignora el factor psicológico de los programas para bajar de peso:

  • El 31% de los encuestados creía que la falta de ejercicio es la principal barrera para perder peso.
  • El 26% dijo que el sobrepeso se debe a lo que comes.
  • El 17% dijo que el sobrepeso se debía a lo costoso que era mantenerse sano.
  • El 12% creía que era causado por la falta de tiempo para ejercitarse.
  • Sólo el 10% dijo que el bienestar psicológico es importante para perder peso.

¿Por qué el factor psicológico es tan importante para bajar de peso?

Los humanos desarrollamos una poderosa relación emocional con la comida que va más allá de la simple satisfacción del hambre. La comida nos da placer, nos hace felices, nos genera recuerdos que nos transportan en el tiempo.

Según las investigaciones, el sobrepeso no se debe a la falta de ejercicio, sino al excesivo consumo de azúcares y carbohidratos. Al ignorar el factor psicológico de la conducta alimenticia, dejamos de lado las causas emocionales y condicionantes, que propician que comamos en exceso. Esto explica por qué las personas logran bajar de peso con dietas y ejercicios por unos meses, pero lo recuperan muy rápido. Sólo se concentran en los factores físicos de bajar de peso, como la dieta y ejercicio, pero ignoran las causas psicológicas.

¿Qué podemos hacer para tomar conciencia sobre los factores psicológicos del sobrepeso?

La Dra. Diane Robinson, es neuropsicóloga del Orlando Health, y se ha dedicado a estudiar las conductas involucradas en el sobrepeso. Ella nos ofrece algunas recomendaciones para ayudarnos a entender la conexión psicológica con la comida:

  • Mantén un diario de la comida y el estado de ánimo. Evalúa los patrones emocionales que emergen cuando comes. Por ejemplo, ¿existe vínculo entre una comida particular y un estado anímico particular?
  • Encuentras que hay un tipo de comida específico que te hace sentir bien, evoca algún tipo de recuerdo o te diste cuenta que comes un tipo de comida específico cuando estás estresado.
  • Antes de comer, piensa: necesito comer esto porque tengo hambre o es algo más (estrés, por ejemplo). Si es estrés, entonces no deberías comerlo.

El sobrepeso es un problema muy complicado y multifactorial que no debe depender sólo de los tratamientos más evidentes. Es necesario que tomemos un momento para evaluar la conducta alimentaria o buscar la asesoría de psicólogos especializados en el control de peso.

Artículos que te pueden interesar:

Fuente: ScienceDaily