realworkhard / Pixabay

Hoy en día todos sabemos que fumar no es bueno para la salud. En muchos países algunas consecuencias de este vicio se pueden observar en los mismos paquetes de cigarrillo. Ahora, un estudio a gran escala realizado por un equipo internacional, incluido el Instituto Neurológico Montreal de la Universidad McGill y la Universidad de Edinburgh, suma a la lista de desventajas evidencias de que el fumar por un largo período de tiempo puede causar adelgazamiento de la corteza cerebral.

Dejar de fumar podría ayudar a restablecer al menos parte del grosor de la corteza

La corteza es la capa externa del cerebro en donde toman lugar funciones cognitivas críticas tales como la memoria, el lenguaje y la percepción. Los hallazgos sugieren también que dejar de fumar ayuda a restablecer al menos parte del grosor de la corteza.

El estudio contó con 244 hombre y 260 mujeres -una muestra cinco veces más grande que cualquier otro estudio previo sobre el tema. La edad promedio fue de 73 años. El grupo actual incluía a fumadores, exfumadores y no fumadores.Todos los sujetos fueron examinados cuando eran niños en 1947 como parte de la Encuesta Mental Escocesa. Los investigadores utilizaron datos de salud reunidos durante entrevistas recientes con los sujetos y también se analizaron datos provenientes de imágenes de resonancia magnética (IRM) que mostraban el estado actual de la corteza cerebral de los sujetos.

Fumadores y exfumadores tenían, a los 73 años, muchas áreas de la corteza cerebral más delgadas que aquellos que nunca fumaron

“Encontramos que los fumadores y exfumadores tenían, a la edad de 73 años, muchas áreas de la corteza cerebral más delgadas que aquellos que nunca fumaron. Los sujetos que dejaron de fumar parecían haber recuperado parcialmente el grosor de la corteza por cada año sin fumar,” dice el autor principal del estudio, Dr. Sherif Karama, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad McGill, psiquiatra en el Instituto Universitario de Salud Mental Douglas y afiliado del Instituto Neurológico Montreal.

Artículo relacionado:
Rompiendo el ciclo del trastorno de ansiedad: Intervenciones familiares tempranas

El proceso de aparente recuperación es lento, sin embargo, e incompleto. Los exfumadores que solían fumar mucho y habían dejado de fumar por más de 25 años todavía tenían una corteza más delgada.

Aunque al envejecer la corteza se va haciendo más delgada, el estudio encontró que fumar acelera este proceso. Una corteza cerebral más delgada está asociada con el deterioro cognitivo en adultos.

El Dr. Karama cree que es muy importante el hecho de que las personas estén informadas sobre el efecto duradero que el fumar podría tener sobre la corteza cerebral.

Artículo relacionado:
La hospitalización involuntaria puede incrementar el riesgo de suicidio

Fuente: Psypost