Una habilidad que todos los psicólogos debemos forjar es la de hablar en público. Siempre nos pedirán que demos alguna presentación, un curso o taller, y tenemos que ser capaces de pararnos al frente de desconocidos para explicar un tema. No es nada fácil y sin duda bastante intimidante. La BBC publicó ayer un artículo sobre el importante papel que ha tomado la capacidad para hablar en público, no solo en el mundo psi, sino en la sociedad en general:

La razón por la cual sentimos miedo es natural, y se encuentra arraigada muy en nuestro interior.

Luffman comenta que nuestro cerebro es cuatro o tres veces más propenso a ver una amenaza que una recompensa.

“De modo que cuando estamos frente a un grupo de personas que no conocemos… asumimos el ‘modo amenaza'”.

Nuestro cerebro se mueve entre las opciones “pelear” o “huir”. Cuando esto ocurre se libera adrenalina en el cuerpo y el ritmo de los latidos del corazón se incrementa, por lo que te encuentras en posición de pelear o correr.

Este exceso de energía puede provocar que tu garganta se contraiga, te ruborices y sudes copiosamente.

En esos casos, tanto Bustin como Luffman advierten que la clave para una buena presentación en público es la preparación.

En vez de aprenderte de memoria todo lo que vas a decir, ellos recomiendan solo memorizar las dos o tres primeras frases con las que iniciarás tu presentación.

Luffman también sugiere visualizar de antemano cómo está ambientada la sala donde harás la presentación, cómo estará decorada, dónde te ubicarás.

“Si con anterioridad puedes imaginar detalladamente cómo lucirá el lugar donde harás la presentación, podrás reducir el nivel de ansiedad que sentirás cuando vayas a empezar”, comenta Luffman.

Hoy todos quieren hacer presentaciones al nivel de las archiconocidas TED Talks. Incluso hay un libro que nos ayuda a desarrollar una conferencia. Yo lo compré, porque creo que puede ser un recurso valioso para mis habilidades y aprender en base a algunas de sus recomendaciones. Pero creo que más importante aun es crear un propio estilo, un estilo con el que nos podamos sentir cómodos, que podamos trasmitir un mensaje claro que se quede en la memoria de las personas. A todos nos da miedo ser evaluados en publico y cometer algún error mientras hablamos. Pero lo importante es exponerse, aprender que los síntomas de la ansiedad y miedo desaparecerán y que al final, con la práctica podremos desarrollar esta habilidad que muchos desean, pero pocos se atreven a desarrollarla.

SPONSOR EXCLUSIVO
Artículo relacionado:
Meditar 11 minutos podría ayudar a reducir los impulsos de consumo de licor

Lee el artículo completo en la BBC.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.