Las cirugías estéticas se han disparado en las últimas décadas y el implante de senos es una de las cirugías más buscadas. Los cirujanos plásticos en general solicitan una serie de pruebas físicas preoperatorias que evalúan si la persona es apta para tal procedimiento. Sin embargo, no se le da mucha importancia a las evaluaciones psiquiátricas previas a la cirugía. Una nueva investigación demuestra la urgencia de tales evaluaciones.

Según los resultados de esta investigación, las mujeres con implantes de senos tienen tres veces más riesgos de cometer suicidio en comparación con otras mujeres que no se sometieron a tales operaciones.

SPONSOR EXCLUSIVO

Los investigadores analizaron las causas de muerte de 3527 mujeres que se hicieron implantes de senos entre 1965 y 1993. De todas esas mujeres, solo 24 cometieron suicidio, luego de 19 años de su operación, pero aunque este número parece pequeño, su proporción triplica la incidencia de suicidio en comparación con la población general. Las mujeres con implantes también tenían tres veces más riesgos de morir por el abuso de alcohol y drogas. También encontraron que ellas tenían más riesgo de morir de cáncer, pero no de cancer de mamás, sino de cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias, ocasionadas por el consumo de cigarrillos.

las mujeres con implantes de senos tienen tres veces más riesgos de cometer suicidio

¿Por qué tienen mayor riesgo de suicidio?

Artículo relacionado:
Cómo el Trastorno Límite de la Personalidad afecta al cerebro

Los investigadores explican que el exceso de muertes ocasionadas por suicidio, abuso de alcohol y drogas, y otras muertes ocasionadas por conductas peligrosas, podrían explicarse por los trastornos mentales subyacentes de aquellas mujeres, como por ejemplo, baja autoestima y trastornos de imagen corporal que pasan desapercibido. Ellos añaden que es necesario afinar los procedimientos para la detección de la morbilidad psiquiátrica antes de la cirugía y ofrecerles seguimiento psicológico.

Esta investigación fue publicada por Lipworth et al, 2007 en la revista académica Annals of Plastic Surgery.

Fuente: Reuters