La depresión durante el embarazo y posterior al embarazo es una afección médica que puede aumentar en gravedad e incluso puede requerir hospitalización.

“La inflamación es una parte importante y normal del sistema inmunitario y, al comienzo del embarazo, evita que el sistema inmunitario de la madre ataque al feto,” explica el Dr. Eric Achtyes.

Sponsor exclusivo:

“Sin embargo, cuando la reacción inflamatoria es prolongada o más intensa de lo óptimo, puede empeorar la depresión en un subconjunto de mujeres vulnerables” (Achtyes et al., 2019).

Una de cada cinco nuevas madres experimenta depresión después del embarazo, con síntomas que comienzan durante el embarazo y generalmente empeoran después del parto. Se estima que el 14% tiene ideación suicida durante el embarazo.

“Biológicamente hablando, el embarazo es un evento inflamatorio importante que puede alterar muchos de los procesos moleculares del día a día del cuerpo. Si podemos comprender mejor estas irregularidades, podría generar nuevas ideas sobre la mejor forma de tratar la depresión perinatal,” dice Lena Brundin, autora principal del estudio.

Para el estudio, los investigadores analizaron muestras de sangre de 165 pacientes voluntarias en el Programa Madre y Bebé de Pine Rest y en la Clínica de Obstetricia y Ginecología de Spectrum Health en Grand Rapids.

Los resultados muestran que varios factores inflamatorios parecen contribuir al inicio y la gravedad de la depresión relacionada con el embarazo. Los niveles de IL-6 e IL-8, ambos químicos inflamatorios llamados citocinas, fueron elevados.

Artículo relacionado:
La nueva versión del formato APA incluye una sección de lenguaje inclusivo

Además, los niveles de otra citocina llamada IL-2, que juega un papel importante en la función inmune, fueron bajos. Al mismo tiempo, hubo una reducción drástica de la serotonina, un importante regulador químico del estado de ánimo.

Estos cambios apuntan a alteraciones en la forma en que el triptófano, un aminoácido requerido para la producción de serotonina, es secuestrado y alejado por la vía de la kinurenina, una cascada molecular estrechamente vinculada a la inflamación. La pérdida resultante de serotonina se correlaciona con la intensidad de los síntomas depresivos; cuanto menos serotonina, más severos son los síntomas.

“Con suerte, este estudio nos permitirá desarrollar tratamientos que se dirijan más específicamente a aquellas que están en riesgo de sufrir una depresión perinatal ‘inflamatoria,’” dijo Achtyes.

Referencia bibliográfica:

Achtyes, E., Keaton, S. A., Smart, L., Burmeister, A. R., Heilman, P. L., Krzyzanowski, S., … Brundin, L. (2019). Inflammation and kynurenine pathway dysregulation in post-partum women with severe and suicidal depression. Brain, Behavior, and Immunity. https://doi.org/10.1016/j.bbi.2019.10.017

Fuente: Psychcentral

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.