Cerveza / Shutterstock

La cerveza es la segunda bebida alcohólica más consumida en el mundo, representa el 36% del consumo total de alcohol a nivel mundial y sólo la anteceden las bebidas destiladas como el ron y el whisky.

Con semejantes datos creeríamos que hay muchas investigaciones sobre sus efectos en nuestra conducta y nuestra percepción, pero no es así. Hasta hace poco se sabía muy poco sobre sus verdaderos efectos ya que la mayoría de los datos proviene de datos anecdóticos de sus consumidores.

la cerveza tiene un poderoso efecto sobre las emociones relacionados con la percepción de rostros felices y la percepción sexual

Hace dos días se presentó en la última ultima conferencia de la European College of Neuropsychopharmacology (ECNP), una investigación que se dedicó a conocer sus efectos y según sus resultados la cerveza tiene un poderoso efecto sobre las emociones relacionados con la percepción de rostros felices y la percepción sexual.

En este estudio de doble ciego, los investigadores reclutaron a 60 sujetos sanos (30 hombres y 30 mujeres) que tenían entre 18 y 50 años de edad. Eligieron a 30 de ellos y les dieron a beber un vaso de cerveza para elevar sus niveles de alcohol en la sangre hasta 0.4 g/L.

Artículo relacionado:
Una dieta maternal basada en comida chatarra podría afectar el cerebro del bebé

Después de tomar el vaso de cerveza se les pidió que completaran una serie de actividades: reconocer rostros, tests de empatía y de respuesta sexual.

Sus respuestas se compararon con los 30 sujetos restantes que no consumieron el vaso de cerveza.

Estos fueron sus resultados:

  • Tomar cerveza ayuda a la gente a detectar rostros felices más rápido.
  • Incrementa la tendencia de querer estar con otros en una situación feliz
  • Estos efectos fueron más intensos en las mujeres que en los hombres, pero también fueron más fuertes en aquellos que habían presentado conductas de inhibición social.
  • El vaso de cerveza facilitó, en especial a las mujeres, la detección imágenes sexuales implicitas pero no se relacionó con mayor exitación sexual.
  • Los niveles de oxitocina (previo el vaso de cerveza y post) no cambiaron.

Estos efectos fueron más intensos en las mujeres que en los hombres

Quizás los resultados no te sorprendan. Hay muchas historias y experiencias personales que pueden confirmar los resultados de este estudio. Por ejemplo, una persona que se se siente inhibida puede tomarse un vaso de cerveza para relajarse e intentar relacionarse mejor con un grupo de desconocidos en una fiesta. Nada nuevo. Sin embargo, es la primera vez, en pleno siglo XXI que un estudio científico reporta estos hallazgos.

Artículo relacionado:
Cerebro y procrastinación

Sus autores explican también que las diferencias por sexo que se encontraron en los resultados se deben a los niveles de concentración de alcohol que estaban en la sangre de los participantes, por la diferencia en la tolerancia del consumo de alcohol o por factores socioculturales.

El estudio será publicado en la revista Psychopharmacology

Fuente: AlphaGalileo