StockSnap / Pixabay

En la última convención anual de la Asociación Americana de Psicología (APA), se presentó una valiosa investigación sobre el efecto de la exposición a la pornografía y las actitudes de los hombres hacia las mujeres.

“El objetivo de nuestro estudio era examinar cómo la edad de la primera exposición a la pornografía, y la naturaleza de dicha primera exposición, predice la conformidad con dos normas masculinas: Playboy – o comportamiento sexual promiscuo – y la búsqueda de poder sobre las mujeres”, dijo Alyssa Bischmann, un estudiante de doctorado de la Universidad de Nebraska, Lincoln.

Entre más temprano eran los hombres expuestos a la pornografía, más propensos eran a desear ejercer control/poder sobre las mujeres

En total participaron 330 hombres que tenían entre 17 y 54 años de edad. A todos se les encuestó sobre su primera exposición a la pornografía, específicamente la edad qué tenían, y si fue intencional, accidental o forzada. Con estos datos se procedió a aplicarles un cuestionario con 46 preguntas que evaluaban sus actitudes masculinas.

La edad promedio en que tuvieron el primer contacto con la pornografía fue de 13.37 años; la exposición más temprana fue a los 5 años y la más tardía fue a los 26. La mayoría de ellos dijo que la primera exposición fue accidental (43.5%), 33.4% dijo que fue intencional y el 17.2% aseguró que fue forzado.

Artículo relacionado:  APA publica guía de práctica clínica para tratamiento del TEPT

Al cruzar los datos de la edad de exposición con las actitudes hacia las mujeres encontraron dos tendencias significativas.

Entre más temprano eran los hombres expuestos a la pornografía, más propensos eran a desear ejercer control/poder sobre las mujeres. Por otro lado, los que fueron expuestos a mayores edades mostraron una tendencia hacia las conductas promiscuas con las mujeres.

Estos resultados tomaron por sorpresa a los autores, porque ellos pensaban encontrar ambas actitudes en los sujetos que fueron expuestos más temprano a la pornografía.

Otro dato que los tomó por sorpresa, fue el hecho de que el tipo de exposición (accidental, intencional o forzada) no afectó las actitudes de promiscuidad o control sobre las mujeres.

A pesar de las limitaciones del estudio, sus resultados apuntan a lo que otras investigaciones también han encontrado: la pornografía tiene un impacto en las conductas de los hombres heterosexuales, específicamente en las actitudes hacia las mujeres.

Con esta nueva información sobre los hábitos de consumo de pornografía y su exposición, se podrá trabajar en programas de prevención de abuso sexual, especialmente en aquellos niños que fueron expuestos a la pornografía en edades tempranas.

Puedes leer el abstract de la presentación realizada en la 125 conferencia anual de la Asociación Americana de Psicología.

Fuente: APA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.