La Universidad de Florida State en conjunto con la Universidad Emory, desarrollaron una novedosa intervención estratégica para facilitar la integración de niños con autismo en el aula tradicional y al mismo tiempo reducir la pesada carga económica que puede representar la compañía de un maestro integrador o maestro sombra como se conoce aun algunos países.

La intervención fue especialmente diseñada para tratar los desafíos más representativos del trastorno del espectro autista, que se presentan en el acrónimo SCERTS: SC (comunicación social), ER (Regulación emocional y TS, apoyo transacional.

El estudio publicado en el Journal of Consulting and Clinical Psychology, aplicó el programa en 60 escuelas en 10 distritos diferentes en Estados Unidos. Luego se separaron las escuelas en pares. Los maestros de una escuela recibían el entrenamiento tradicional sobre el autismo, denominado ATM (autism training module) que consiste en proveer a los maestros con videos explicativos sobre el autismo. La otra escuela recibió el entrenamiento en SCERTS y que consistió en tres días de entrenamiento, acceso a materiales extra sobre cómo intervenir con niños con autismo, recomendaciones individualizadas para cada maestro, y lo mejor de todo, videos de los propios maestros en el aula para que pudieran observar como intervenían.

Artículo relacionado:  18 de Febrero: Día Internacional del Asperger

Al comparar los resultados de los dos programas, los investigadores encontraron que las escuelas que recibieron el programa SCERTS demostraron mejores resultados que el programa tradicional, especialmente en el compromiso activo de los estudiantes con autismo, la interacción social, comunicación adaptativa, habilidades sociales función ejecutiva.

Las autoras del estudio sostienen que grabar a los maestros para que pudieran observar y evaluar su propio desempeño fue la parte más complicada de la intervención, pero sumamente necesaria para que los maestros pudieran observar los cambios que habían logrado en el aula.

Este estudio representa un logro muy importante que representa un nuevo camino de intervención para los maestros y familiares que quieren ayudar los niños con autismo, pero que no saben como hacerlo efectivamente.

Referencia del estudio original: 1. Lindee Morgan, Jessica L. Hooker, Nicole Sparapani, Vanessa P. Reinhardt, Chris Schatschneider, Amy M. Wetherby. Cluster randomized trial of the classroom SCERTS intervention for elementary students with autism spectrum disorder.. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 2018; 86 (7): 631 DOI: 10.1037/ccp0000314

Fuente: News FSU

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.