Imagen: YouQueen

Hace poco me tocó hacerme una biopsia para confirmar la naturaleza de unos bultos en mis senos y, aunque lo más probable era que no fuera nada maligno (y no lo era) y las posibilidades de que fueran malas noticias era muy pequeña, yo no pude evitar sentirme mal mientras esperaba los resultados.

A pesar de esta experiencia, sólo puede imaginarme lo asustada y ansiosa que debe sentirse una mujer que se somete a una biopsia para realizar el diagnóstico de cáncer de mama, no solo es un procedimiento invasivo sino que también esperar los resultados del procedimiento es muy estresante.

¿Qué podemos hacer para aliviar la ansiedad y la fatiga durante la biopsia para descartar cáncer de mama?

Una investigación del Duke Cancer Institute descubrió que la meditación alivia la ansiedad, la fatiga y el dolor en mujeres que deben someterse a una biopsia por cáncer de mama. También se encontró que la música ayudaba, pero en menor medida. Un descubrimiento interesante que podría hacer de esta estresante experiencia, algo más llevadero.

Los investigadores notan que adoptar estas intervenciones simples y poco costosas podría ser de especial ayuda, sobre todo a la luz de reportes recientes que citan a la ansiedad y el dolor como factores potencialmente dañinos al someterse a procedimientos relacionados al cáncer de mamas.

“Las biopsias con aguja guiadas por imágenes, utilizadas para diagnoticar el cáncer de mamá son muy eficientes y exitosas, pero la ansiedad y potencial dolor pueden tener un impacto negativo en el cuidado del paciente”, dijo la Dra. Mary Scott Soo, profesora asociada de radiología en el Duke Cancer Institute y autora principal del estudio, que fue publicado el 4 de Febrero en el Journal of the American College of Radiology.

“Los pacientes que experimentan dolor y ansiedad pueden moverse durante el procedimiento, lo que a veces reduce la efectividad de la biopsia, o puede que no adhieran a chequeos y procedimientos de seguimiento”, agrega Soo.

La Dra. Soo cree que es muy importante prestar atención a estos problemas para proveer una mejor experiencia y un cuidado más compasivo a los pacientes.

Para el estudio, Soo y colaboradores reclutaron a 121 mujeres que iban a someterse a un diagnóstico de cáncer de mamá en Duke. Las asignaron azarosamente a uno de tres enfoques al realizarse una biopsia estereotáctica y guiada por ultrasonido: una meditación grabada, música o un cuidado estándar con un tecnólogo que ofrecía conversaciones casuales y apoyo.

La meditación consistía en un guión “amoroso/amable” enfocado en construir emociones positivas, tales como compasión hacia uno mismo y hacia otros, y la liberación de emociones negativas.

Los pacientes en el grupo de música escucharon a elección jazz instrumental, piano clásico, arpa y flauta, sonidos de la naturaleza o música mundial.

Los pacientes en el grupo de cuidados estándar recibieron diálogos consoladores y de apoyo con el radiólogo o técnico.

Inmediatamente antes y después de la biopsia, los participantes completaron cuestionarios que medían el nerviosismo y la ansiedad, clasificaron el dolor de la biopsia del 0 al 10 y evaluaron los sentimientos de debilidad y fatiga.

Los pacientes del grupo de música y los de meditación reportaron reducciones significativamente más grandes en la ansiedad y fatiga luego de la biopsia, comparados con aquellos que recibieron los cuidados estándar. Estos últimos reportaron un incremento en la fatiga luego de la biopsia.

Los participantes que pertenecían al grupo de meditación también mostraron menos dolor durante la biopsia, comparados con el grupo de la música.

La Dra. Soo comenta que la meditación y la música ayudaron a reducir la ansiedad y sentimientos de fatiga y opina que, si bien en estos casos también se utilizan procedimientos médicos que involucran drogas anti-ansiedad, estos sedan a los pacientes y así se requiere además que haya alguien que lleve al paciente a la casa.

Los investigadores creen que la meditación podría ser una excelente alternativa, ya que es simple y nada costosa. Además se muestran interesados en saber si ésta sencilla intervención puede beneficiar a pacientes que deben pasar por otras clases de procedimientos médicos. Ojalá este estudio inspire a algunos de nuestros lectores a seguir con esta investigación.

Fuente: Psypost