Raquel Lemos Rodriguez comparte en La mente es maravillosa, una estupenda metáfora para ayudar a los niños a incrementar el autocontrol:

Manolita es una pequeña tortuga que siempre está metida en problemas. Cuando un ejercicio no le sale bien siente mucha rabia y se enfada. Lo mismo le ocurre cuando la profesora le llama la atención por hablar en clase o si, en el recreo, un compañero le empuja le termina dando una patada. Por todo esto, Manolita suele estar castigada o sola, pues ningún amigo quiere jugar con ella.

A Manolita todo esto la hacía sentir muy triste, aunque no podía evitar la rabia que sentía en esas situaciones. Un día cuando regresaba del colegio se encontró con una tortuga muy mayor y sabia que le dijo:

-Manolita, ¿no te das cuenta de que la solución a todos tus problemas se encuentra en tu caparazón? Cuando te encuentres con una situación a la que no sabes cómo hacerle frente, métete en tu caparazón y cuenta hasta 10.

La pequeña tortuga Manolita decidió poner esto en práctica. Cuando, en el recreo, una amiga le pegó una patada sin querer jugando al fútbol se metió en su caparazón, contó hasta 10 y, cuando salió, ¡ya no estaba tan enfadada! Así, siguió jugando y divirtiéndose hasta que terminó el recreo. Esta estrategia le ayudaba a ver las cosas con perspectiva. Todo mejoró…

Sus compañeros ya no la dejaban de lado, la profesora ya no la castigaba y ella se sentía mucho mejor, más contenta y feliz. Así que Manolita continuó utilizando esta estrategia que aquella tortuga mayor, un día, le dio. ¡Funcionaba!

Lee el artículo completo en La mente es maravillosa.

Sponsor exclusivo:
Certifícate en Primeros Auxilios Psicológicos

Artículo relacionado:
Guía práctica del trastorno límite de la personalidad (PDF)

Artículos recomendados:

1 COMENTARIO

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.