niekverlaan / Pixabay

Los pacientes con esquizofrenia tienen dificultades a la hora de interpretar adecuadamente los gestos sociales, lo que podría ser la causa de los pensamientos paranoicos y persecutorios, característicos de la esquizofrenia. Esto es serio problema, ya que la mayor parte de nuestra comunicación se transmite a través del lenguaje no verbal. Cada gesto y mirada transmite un mensaje que aprendemos a interpretar desde nuestra infancia y en el ambiente donde vivimos.

En una reciente publicación los investigadores del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencias del Kings College, en Londres evaluaron las interpretaciones de los gestos no verbales de estos pacientes y nos ofrecen algunas explicaciones.

La investigación estudió la conducta de 54 participantes (29 de ellos con esquizofrenia), mientras observaban la posición corporal y los gestos de un actor en un video sin sonido. Algunos de los gestos eran: poner el dedo índice sobre los labios para indicar ¨silencio¨ o movimientos accidentales como frotarse un ojo.

Los pacientes con esquizofrenia pudieron interpretar los gestos que tienen un objetivo y los accidentales con la misma precisión que los sujetos sin el trastorno. Pero cuando los movimientos eran ambiguos (no era obvio si los movimientos los señalaban a ellos o no) los pacientes con esquizofrenia tendían a malinterpretar los gestos como si fueran dirigidos a ellos.

Esto podría indicar la tendencia de auto-inferir sobre estas señales ambiguas o hiper-mentalizar, lo que significa que la persona tiende a malinterpretar las acciones o intenciones de los demás y considerarlas como amenazantes, las cuales pueden fomentar la aparición de los pensamientos paranoicos. Otro hallazgo importante, fue que la confianza de los pacientes en sus interpretaciones se asoció fuertemente con su propensión a experimentar síntomas alucinatorios.

Si los pacientes reciben intervenciones psicológicas que les permitan mejorar sus habilidades de interpretación gestual y se les enseña a los familiares y amigos de técnicas de comunicación, se podría reducir las malas interpretaciones de la conducta verbal y se traduciría en mejoras considerables de los síntomas.

Fuente: ScienceDaily