Imagen: US News

Hoy en día casi no hay persona que no sepa qué es el bullying. Los psicólogos y medios de comunicación han hecho un buen trabajo en la difusión de las características de la agresión que sufren millones de niños alrededor del mundo por sus propios pares y los efectos a corto y largo plazo que puede tener.

Pareciera ser que el Bullying tiene mucho tiempo bajo la lupa de la investigación, pero como fenómeno de estudio sólo tiene 40 años. En el mes de mayo, la revista American Psychologist hizo una revisión de las investigaciones producidas durante estas cuatro décadas y  presenta cinco de ellas, las cuales nos ofrecen información importante sobre las secuelas y consecuencias, prevalencia, estabilidad, dificultades teóricas que enfrentan los educadores y otros factores que demuestran la complejidad del bullying entre los estudiantes y por último nos sugiere los caminos de investigación futura.

Estas son las cinco investigaciones:

De la investigación a la práctica en la prevención del bullying – Catherine Bradshaw

La investigación evalúa las recomendaciones de diferentes programas de prevención del bullying y se identifican los elementos centrales de los programas más prometedores. Bradshaw nos recomienda un enfoque de salud pública de tres niveles que permite entender a los estudiantes en todos los niveles de riesgo. Puedes obtener la investigación aquí.

Leyes y políticas acerca del acoso escolar – Dewey Cornell y Susan Limber

Desafortunadamente las leyes actuales no ofrecen estrategias que permitan la protección adecuada para los estudiantes acosados. En esta investigación, los autores realizan una profunda revisión del marco legal de las leyes anti-bullying y nos ofrecen diversas recomendaciones para abordar al bullying con eficacia. Sin duda es una revisión muy importante que podemos utilizar como guía para fomentar una protección legal eficaz en nuestros países. Descarga la investigación aquí.  

Entender la psicología del bullying: Hacia un modelo social-ecológico de Diátesis-Estrés – Susan Swearer y Shelley Hymel

El bullying puede ser cuestión de uno contra uno o un fenómeno grupal que no sólo daña la salud psicológica y física de la persona que lo sufre sino también la del agresor y los testigos. Es por ello que los autores de este estudio sugieren un modelo integrado que permita reconocer su dinámica compleja a través del tiempo. Descarga la investigación aquí.

Un marco relacional para la comprensión del bullying: antecedentes del desarrollo y consecuencias – Philip Rodkin, Dorothy Espelage y Laura Hanish

¿Cómo distinguir el acoso escolar de la agresión en general? para contestar esta pregunta el equipo evaluó al bullying desde una perspectiva relacional que permite conocer que hay una relación entre el agresor y la víctima y que hay un desequilibrio de poder entre los dos durante un periodo de tiempo. Según esta perspectiva, la imagen del agresor como un joven socialmente incompetente que utiliza la coacción física para resolver conflictos, no es más que un estereotipo y explica que hay otros tipos de agresores socialmente más integrados y con altos niveles de popularidad. Descarga la investigación aquí.

Consecuencias a largo plazo del abuso entre iguales en la infancia y la adolescencia: vías para el ajuste o el desajuste – Patricia McDougall y Tracy Vaillancourt

El bullying puede tener terribles efectos en la salud mental, física, social y académica, marcando así la vida de la persona que lo sufrió por décadas. Este artículo nos proporciona un pantallazo de sus consecuencias negativas y analiza los resultados de estudios prospectivos que permitan identificar las diferentes consecuencias.  Descargalo aquí.  

Fuente: Infocop