Los mitos sobre neurociencia y educación son muy populares en la población general, pero son todavía más conocidos entre los docentes, donde la aceptación de los mismos es muy alta. Es muy probable que hayas escuchado hablar sobre algunos de los que voy a enumerar a continuación:

  1. Los estilos de aprendizaje: visual, kinésico, auditivo, etc. (aquí tienes algunos artículos que puedes leer sobre este mito: 1 y 2).
  2. Solo usamos el 10% de nuestro cerebro (para saber cómo comenzó este mito, puedes mirar este vídeo).
  3. El mito de que utilizamos más un hemisferio cerebral que el otro según la tarea que desempeñamos (también hemos escrito sobre esto: 1 y 2).

Una encuesta encontró que los maestros que son más entusiastas en leer revistas de ciencia popular y utilizar esa información para mejorar sus clases, tienen problemas para distinguir pseudociencia de la ciencia. Así, observaron que los docentes creen en un 49% de los mitos existentes en neurociencias (Dekker, Lee, Howard-Jones & Jolles, 2012). A partir de dichos resultados, los autores creen que es necesaria más comunicación interdisciplinaria para establecer una colaboración exitosa entre neurociencia y educación. El primer estudio sobre el tema se publicó en 2009 y luego fue replicado en varios países con resultados similares ( Reino Unido, Holanda, Grecia y Turquía, por ejemplo).

Realmente no hay evidencia que sugiera un impacto negativo de los neuromitos sobre el trabajo de los docentes

Sin embargo, un nuevo trabajo argumenta que realmente no hay evidencia que sugiera un impacto negativo de los neuromitos sobre el trabajo de los docentes. Si hubiera una correlación, dicen los autores, entonces se esperaría que haya menor prevalencia de aceptación de los mitos en docentes internacionalmente reconocidos y galardonados. Partiendo de allí, Hovarth y sus colegas (2018) compararon los conocimientos de neurociencias en docentes que han ganado premios por su trabajo y docentes que no han recibido dichos reconocimientos o que estaban en entrenamiento.

Artículo relacionado:
Los pacientes en estado vegetativo, ¿pueden reconocer a sus seres queridos?

¿Qué encontraron? Los investigadores observaron que la aceptación de dichos mitos era casi idéntica en ambos grupos. Lo que para ellos sugiere que la creencia en los mitos de neurociencias no necesariamente tiene un impacto negativo en la efectividad del docente.

Sin embargo, el estudio contó con importantes limitaciones:

  1. Un análisis factorial del cuestionario reveló que los ítems no se relacionaban entre sí, ni existía estructura o patrones. Lo que levanta preguntas sobre qué está explorando realmente el cuestionario. Los científicos sugieren tomar los resultados de este y otros estudios que han utilizado el cuestionario, con cautela. Además, recomiendan desarrollar un instrumento confiable y válido.
  2. Los docentes galardonados si mostraban menor aceptación a dos de los mitos: “Existen períodos críticos en la infancia luego de los cuales las cosas ya no se pueden aprender” y “Los niños deben adquirir su idioma nativo antes de aprender un segundo lenguaje; si no, ninguno de los dos se adquirirá integralmente”. De nuevo, los autores recomiendan desarrollar un instrumento más preciso para explorar dicho tema y así poder darle una dirección más específica a futuras investigaciones.
  3. Por otro lado, no se pudo comparar datos demográficos entre los grupos tales como: título, años de experiencia, edad, nivel en que enseña, etc.
  4. Por último, los autores opinan que no hay forma de comprobar la correlación entre los premios del docente y su eficacia al enseñar. Recomiendan averiguar qué criterios utilizan los jueces que entregan este tipo de premios para determinar la efectividad. Y especulan que es posible que los mismos jueces acepten estos mitos de las neurociencias y seleccionen a los ganadores basados en métodos de enseñanza relacionados a dichos neuromitos.
Artículo relacionado:
¿Se puede considerar la obesidad infantil un trastorno psicológico?

El equipo de investigadores cree que demostrar la aceptación de estos mitos de las neurociencias en la población docente no significa necesariamente que ello tenga un impacto (bueno o malo) en la enseñanza y el aprendizaje. ¿Qué opinas?

Rerefencia del estudio original: Horvath JC, Donoghue GM, Horton AJ, Lodge JM and Hattie JAC (2018) On the Irrelevance of Neuromyths to Teacher Effectiveness: Comparing Neuro-Literacy Levels Amongst Award-Winning and Non-award Winning Teachers. Front. Psychol. 9:1666. doi: 10.3389/fpsyg.2018.01666

Fuente: Research Digest

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.