Pexels / Pixabay

Un estudio publicado en la revista científica Personality and Individual Differences explora la relación entre el narcisismo y la psicopatía y la tolerancia a la infidelidad, así como los mitos de la violación. La nueva investigación sugiere que las personas que son egocéntricas y carecen de empatía aceptan más la infidelidad y son más propensas a creer en los mitos de la violación que culpan a las víctimas.

Sponsor exclusivo

Para aportar evidencia, un grupo de investigadores de la Universidad de Arkansas examinó los factores de interacción de dos tipos de actitudes sexuales: tolerancia a la infidelidad y aceptación de mitos de violación; y dos constructos de personalidad: la psicopatía y el narcisismo. “Cada una de estas variables se caracteriza por un desprecio hacia los demás”, explica Malachi Willis, autor principal del estudio.

Los investigadores encuestaron a 308 estudiantes de pregrado con respecto a sus actitudes hacia la infidelidad y las víctimas de violación. Los participantes también completaron el Inventario de Personalidad Psicopática y el Inventario de Personalidad Narcisista. Willis y sus colegas encontraron que la aceptación de la infidelidad estaba vinculada con la aceptación de los mitos de la violación, es decir que los estudiantes que estuvieron de acuerdo con declaraciones tales como “Ser infiel nunca lastima a nadie”, también estaban probablemente de acuerdo con declaraciones como “Las mujeres que han tenían relaciones sexuales anteriores no deben quejarse de violación”.

Esto lleva a los investigadores a sostener la idea de que las actitudes negativas hacia las víctimas de violación se relacionan directamente con una mayor tolerancia a la infidelidad en la relación sexual propia.

Se encontró, además, que la psicopatía y el narcisismo juegan un papel importante en la aceptación de la infidelidad y de los mitos de violación, ya que esta se magnificó entre los participantes que obtuvieron calificaciones más altas en ambos inventarios.

las personas que están centradas en sí mismas y que tienen un sentido de derecho muy alto apoyan con más frecuencia la infidelidad y los mitos sobre la violación

“La investigación tiene algunas limitaciones”, explica Willis, ya que “la gente puede vacilar al momento de decir la verdad con respecto a las transgresiones sexuales como la violación y la infidelidad”. Lo mismo ocurre cuando se aplican inventarios que exponen los rasgos de personalidad asociados con la psicopatía y el narcisismo.

Willis opina que estudios futuros podrían considerar si la adhesión a los roles tradicionales de género podría estar relacionada, ya que “los papeles tradicionales de género indican que las mujeres son las guardianas del sexo y los hombres los iniciadores”. Esto quiere decir que las personas que creen que las mujeres son las guardianas del sexo pueden ser más propensas a culpar a las víctimas de violación, pensando que las víctimas deberían haber resistido a su agresor; de manera similar, las personas que creen que los hombres son los iniciadores del sexo podrían ser más comprensivos respecto a los hombres con experiencias sexuales extramatrimoniales.

Fuente: PsypostPersonality and Individual Differences

Comparte tu opinión